Saltar al contenido

Dones del espíritu poco conocidos

dones del espiritu santo
Dones del espíritu poco conocidos
Dios da muchos dones a los cristianos para ayudar a la Iglesia a crecer. A menudo oímos acerca de los dones de predicar, sanar, profetizar y hablar en lenguas, pero estos no son los únicos dones que existen. La Biblia habla de muchos otros dones que también son importantes y vienen del Espíritu Santo.

Dones del espíritu poco conocidos

Estos son algunos de los dones menos conocidos del Espíritu:

Administración
Daniel 2:48

Dios le da a algunas personas la habilidad de organizarse y administrar. Este es un don muy importante porque no es una tarea fácil de manejar las actividades y las finanzas de una iglesia. El profeta Daniel se hizo muy influyente, no sólo porque interpretaba los sueños, sino también porque tenía el don de la administración.

Ayuda
Filipenses 2:29-30

Todos debemos ayudarnos unos a otros, pero Dios le da a algunas personas una habilidad especial para reconocer las necesidades y ayudar de la mejor manera posible. Incluso los líderes necesitan ayuda a veces! El apóstol Pablo recibió ayuda valiosa de un hombre llamado Epafrodito que fue enviado por la iglesia de Filipos mientras estaba en prisión.

Generosidad
2 Corintios 8:1-2

Todos debemos contribuir a la iglesia según nuestras posibilidades. Pero Dios le da a algunas personas la habilidad de contribuir mucho y así apoyar varios ministerios. La iglesia macedonia ayudó a otras iglesias más pobres, y varias mujeres ayudaron a Jesús con las finanzas.

Amor
1 Corintios 13:2

El amor es el mayor regalo de Dios para nosotros. Sin amor, todos los demás dones son inútiles. El amor nos ayuda a usar nuestros dones correctamente y a ser más eficaces.

Descripción de los dones

El Espíritu Santo distribuye los dones soberanamente, pero para su desarrollo utiliza a los seres humanos con sus deseos, limitaciones, ambiciones y otras características de la personalidad. 1 Corintios 12:31 dice: “Buscad, pues, las mejores dádivas…”. Anhelar los mejores regalos no es sentarse y esperar a que la fe venga mágicamente para recibirlos como si estuvieran lloviendo del cielo. Es una cuestión de preparación diligente. Por ejemplo, si anhelas el don de “enseñar”, tendrás que pasar muchos años desarrollando ese don.

Los que reciben los dones deben buscar diligentemente las Escrituras, los dones nunca pueden suplantar a la Palabra de Dios, nuestra más alta autoridad, de hecho, la única, y nuestra instrucción concerniente a la vida, debe estar siempre controlada por y en armonía con la Palabra de Dios.

Los dones del Espíritu son nueve y para su estudio se clasifican en tres grupos

  • Regalos de Revelación:
    • Palabra de ciencia.
    • Palabra de sabiduría.
    • Discernimiento de espíritus.
  • Regalos de inspiración:
    • Don de lenguas.
    • Don de interpretación de lenguas.
    • El don de la profecía.
  • Regalos de poder:
    • Regalos de cordura.
    • Regalos de milagros.
    • Regalo de fe.

Dones espirituales

La Biblia da listas de dones espirituales además de los nueve dones más grandes, que ya he mencionado anteriormente. Por ejemplo, en la carta del apóstol Pablo a los Romanos nos da una lista adicional.

Romanos 12:6-8 comienza diciendo, teniendo diferentes dones de acuerdo a la gracia que se nos ha dado, si es profecía, úsala de acuerdo a la medida de la fe…

Veamos los dones enumerados en los versículos 7 y 8 que son:

  • Regalo de servicio
  • Don de enseñanza
  • Presentes para exhortar
  • Regalo de distribución
  • Presente para presidir
  • Regalo de misericordia

Los dones del Espíritu Santo son hábitos sobrenaturales infundidos por Dios en los poderes del alma para recibir y seguir fácilmente los movimientos del propio Espíritu Santo de manera divina o sobrehumana.

Los dones son infundidos por Dios. El alma no podía adquirir los dones por sus propias fuerzas, porque trascienden infinitamente cualquier orden puramente natural. Los dones son poseídos hasta cierto punto por todas las almas en gracia. Es incompatible con el pecado mortal.

El Espíritu Santo actúa los dones directa e inmediatamente como motor y causa principal, contrariamente a las virtudes infundidas que son movidas o actuadas por el mismo hombre como motor y causa principal, aunque siempre bajo el movimiento previo de una gracia presente.

Los presentes perfeccionan el acto sobrenatural de las virtudes infundidas.

A través del movimiento divino de los dones, el Espíritu Santo, que reside en el alma, gobierna y gobierna inmediatamente nuestra vida sobrenatural. Ya no es la razón humana la que manda y gobierna; es el mismo Espíritu Santo quien actúa como regla, motor y única causa principal de nuestros actos virtuosos, poniendo en movimiento todo el organismo de nuestra vida sobrenatural hasta su pleno desarrollo.

Vídeos de Dones del espíritu poco conocidos