Saltar al contenido

Sodoma, Gomorra y las consecuencias del pecado

sodoma y gomorra
Sodoma, Gomorra y las consecuencias del pecado
La historia de la destrucción de Sodoma y Gomorra muestra, por un lado, cuánto odia Dios el pecado y, por otro, su deseo de que nos acerquemos a él en busca de perdón. Según el relato bíblico de Génesis 18, un día tres hombres que en realidad eran tres ángeles llegaron a la tienda donde vivían Abraham y su familia. Durante la conversación Dios le revela a Abraham su decisión de destruir esas dos ciudades.

¿Qué es Sodoma y Gomorra?

Sodoma y Gomorra es el nombre de dos ciudades vecinas de la época del patriarca Abraham, cuya historia se narra en el libro del Génesis. Según el relato bíblico, estas ciudades fueron quemadas como castigo divino por la gravedad de sus pecados.

Hoy en día este es uno de los pasajes más controvertidos de la Biblia. La historia de Sodoma y Gomorra se usa a menudo para advertir de los castigos que vienen con el pecado y la desobediencia a la ley de Dios. El pasaje del Génesis muestra a Dios como un juez implacable. Pero también se le han atribuido otros significados.

De la historia de Sodoma y Gomorra proviene la expresión sodomita, que originalmente se refiere al nombre de los habitantes de Sodoma. Sin embargo, el término “sodomita” se ha utilizado popularmente para referirse a los hombres homosexuales.

El término también se ha utilizado para referirse a las personas que practican actos de “perversión”. El uso depende del contexto ideológico y de la interpretación.

¿Qué es LOT en la Biblia?

Lot era hijo de Haran, hermano de Iscá y Mildá. Acompañó a su tío Abraham en su viaje a Canaán, llevando consigo a su esposa y a sus hijas, que se encontraban en un punto intermedio entre las llanuras de Sodoma y la montaña de Hebrón.

La llegada de Lot a Sodoma

¿Por qué Dios comparte su plan con Abraham? Una de las razones puede haber sido porque su sobrino, Lot, vivía en Sodoma con su familia. Cuando Dios llamó a Abraham para que dejara su tierra y fuera al lugar donde le mostraría que Lot lo acompañaba, pero como los dos tenían mucho ganado y posesiones, la tierra no podía sostenerlos a todos. Esto creó incomodidad entre los que trabajaban para ellos y tuvieron que separarse.

Abraham dejó que Lot escogiera donde prefería ir y Lot decidió establecerse en Sodoma porque era una tierra fértil, agradable a la vista y de regadío. Sin embargo, sus habitantes eran malvados y cometieron graves pecados contra Dios. Con el paso del tiempo Dios decidió destruir la ciudad.

Como vemos en Génesis 18:20-21, Dios no quiso actuar sin asegurarse de que los habitantes de Sodoma estaban tan inclinados hacia el mal que ya no había solución. Él envió dos ángeles en forma de hombres a la ciudad porque anhelaba encontrar una razón para no destruirlos.

Dios conocía el afecto de Abraham por Lot y su familia. Sabía que trataría de interceder por ellos y por la ciudad, y así fue. Abraham le dijo a Dios:

¿Realmente vas a exterminar a los justos junto con los malvados? Tal vez haya cincuenta personas justas en la ciudad. ¿Los exterminarás a todos, y no perdonarás ese lugar por el amor de las cincuenta personas justas que hay allí?
(Génesis 18:23-24).

Después de un tiempo de negociación, Dios le aseguró a Abraham que no destruiría la ciudad si pudiera encontrar a diez personas justas. La triste realidad es que ni siquiera había diez personas justas en la ciudad.

¿Por qué fue destruido Sodoma y Gomorra?

Los ángeles vinieron a Sodoma donde conocieron a Lot. Querían pasar la noche en la plaza pero Lot los invitó a venir a su casa. El resto de la ciudad se enteró y se formó un tumulto frente a la casa de Lot. Los hombres del pueblo trataron de sacar a los dos visitantes (ángeles) a dormir con ellos! Los ángeles cegaron a todos los que trataron de derribar la puerta y le dijeron a Lot que abandonara la ciudad con su familia. La ciudad sería destruida inmediatamente; ellos habían sido testigos de la gran perversidad de sus habitantes.

Lot, su esposa y sus dos hijas pudieron salir con los ángeles antes de que las dos ciudades fueran destruidas por la lluvia de fuego y azufre de Dios (Génesis 19: 23-25). Lot era el único justo que quedaba en toda la ciudad y Dios guió a los dos ángeles para salvarlo.

El castigo de Sodoma y Gomorra no fue una idea repentina de Dios. A lo largo de la Biblia encontramos pasajes que muestran la gran decadencia moral en la que sus habitantes habían estado inmersos durante mucho tiempo. Veamos algunos de estos pasajes.

  • Génesis 13:10-13: Aunque Sodoma se describe aquí como una tierra de regadío y un lugar hermoso “como el jardín del Señor”, también habla de la maldad de sus habitantes y de la gravedad de sus pecados.
  • En Génesis 18:20-21 Dios habla con Abraham sobre la situación en Sodoma y Gomorra. Le dice que la fama del mal en ellos era tal que había gente pidiendo a Dios que actuara en contra de la gente que vivía allí.
  • Isaías 3:8-9 menciona que los habitantes de Sodoma no ocultaban ni se avergonzaban de sus pecados. Más bien se jactaron y fueron descarados. Vemos que el nivel de inmoralidad era tal que ya no reconocían sus acciones contra Dios como pecado.
  • En Ezequiel 16:48-50 vemos las razones de Dios para destruir a Sodoma: su orgullo, su glotonería, su apatía, su indiferencia hacia los pobres e indigentes. Vivían para sus propios placeres y hacían caso omiso de las necesidades de los que les rodeaban. Estaban orgullosos, se creían superiores a los demás, y practicaban actos que eran repugnantes al Señor.
  • En 2 Pedro 2:1-10 vemos que el pecado sin arrepentimiento trae destrucción. Uno de los ejemplos dados en este pasaje es Sodoma y Gomorra, dos ciudades que Dios redujo a cenizas como ejemplo para los malvados (v.6). En contraste, menciona a Lot como un ejemplo de lo que sucede cuando alguien permanece fiel a Dios: lo liberó del castigo.
  • Judas 1:7 dice que Sodoma y Gomorra sufrieron castigo eterno por practicar (ejecutando repetidamente) la inmoralidad sexual y los vicios contra la naturaleza.

¿Hubo perdón para Sodoma y Gomorra?

Si! Dios está siempre con los brazos abiertos, dispuesto a perdonar a los que vienen antes que él arrepentidos. Los habitantes de Sodoma y Gomorra sólo necesitaban reconocer su pecado ante Dios y pedir Su perdón. En 1 Juan 1:9 dice:

Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad.

Los únicos que no serán perdonados son aquellos que se deleitan en su pecado y no reconocen que necesitan el perdón. Cuando pedimos perdón a Dios, sea cual sea el pecado, él nos perdona y nos ayuda a vivir una vida según su voluntad.

¿No sabéis que los impíos no heredarán el reino de Dios? No se deje engañar! Ni fornicarios, ni idólatras, ni adúlteros, ni sodomitas, ni pervertidos sexuales, ni ladrones, ni codiciosos, ni borrachos, ni calumniadores, ni estafadores heredarán el reino de Dios. Y esos eran algunos de ustedes. Pero ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.
(1 Corintios 6:9-11)

El perdón de Dios es completo, Él nos lava y nos limpia de todos nuestros pecados. Por el sacrificio de Jesús somos santificados, el pasado es borrado y nos convertimos en nuevas criaturas en él.

Vídeos de Sodoma, Gomorra y las consecuencias del pecado