Saltar al contenido

La importancia de la resurrección de Jesús

resurreccion
La importancia de la resurrección de Jesús
La resurrección de Jesús es el grito de victoria sobre la muerte y sobre el poder del pecado. La muerte no podía contener a Jesucristo! Y debido a que él resucitó, nosotros que creemos en él como Señor y Salvador sabemos que viviremos con él por toda la eternidad.

La importancia de la resurrección de Jesús

A veces Jesús hablaba de una manera que parecía equipararse a sí mismo con Dios. Esa fue una de las principales acusaciones de los fariseos para finalmente clavarlo en la cruz (Mateo 26:63-66).

En Juan 10:30-33 vemos una de estas ocasiones. Jesús hablaba de sus ovejas (sus hijos), de cómo les da vida eterna y nadie puede arrebatárselas de su mano. Declaró que era uno con Dios Padre y lo siguiente sucedió:

Querían apedrearlo! No podían aceptar que un simple mortal se hiciera pasar por Dios. Pero cuando resucitó de entre los muertos, quedó claro que lo que Jesús había dicho era verdad: él y el Padre eran uno.

En ningún otro momento de la historia otro ser humano ha sido capaz de levantarse por sí mismo. Una resurrección como la de Jesús sólo es posible por intervención divina. Pero sabemos que Dios puede hacer lo que es imposible para nosotros y que Jesús, siendo Dios, tenía el poder de levantarse de entre los muertos.

Pueblo de Israel, escuchen esto: Jesús de Nazaret era un hombre acreditado por Dios ante vosotros con milagros, señales y prodigios, que Dios realizó entre vosotros a través de él, como bien sabéis. Esto fue entregado según el propósito y la presciencia de Dios; y por medio de gente malvada, le matasteis, clavándole en la cruz. Pero Dios lo levantó, liberándolo de la angustia de la muerte, porque era imposible que la muerte lo mantuviera bajo su dominio. (Hechos 2:22-24)

El pueblo de Israel había sido testigo de muchos milagros, señales y maravillas que Jesús había hecho, mucho más de lo que jamás habían visto. Durante sus tres años de ministerio Jesús sanó a toda clase de enfermos (ciegos, cojos, sordos, mudos…), liberó a muchos demoníacos, resucitó a los muertos y realizó grandes milagros de multiplicación de alimentos. Sin embargo, el milagro más grande de todos fue su propia resurrección, “era imposible que la muerte lo mantuviera bajo su dominio.

Se demostró que Dios no sólo tiene poder sobre la enfermedad, los demonios y la escasez, sino que es más poderoso que la muerte misma.

La resurrección de Jesús no fue sólo una prueba de su deidad. También confirma que aquellos de nosotros que ponemos nuestra fe en él podemos estar seguros de su perdón y vida eterna. Jesús vive! Sabemos que nuestros pecados han sido perdonados por su sacrificio en la cruz.

Los pecados ya no nos esclavizan para siempre porque, con su resurrección, Jesús venció el poder de las tinieblas sobre nosotros. En él somos libres, tenemos su luz en nuestros corazones, la esperanza del perdón y de la vida eterna. Gracias a él no somos infelices, todo lo contrario! En él tenemos la felicidad eterna, la salvación de nuestras almas.

La verdad es que Cristo ha resucitado de entre los muertos, como las primicias de los que murieron. De hecho, ya que la muerte vino a través de un hombre, así que a través de un hombre viene la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos vivirán de nuevo. (1 Corintios 15:20-22)

¡Porque él vive, nosotros también viviremos! A través de Adán el pecado y la muerte entraron en el mundo. Pero Jesús superó la muerte para que nosotros también podamos estar seguros de que volveremos a la vida. La muerte física no es el fin. En Cristo hay vida después de que nuestro cuerpo físico muere y Él lo ganó para nosotros.

Predica sobre la resurrección de jesús

Después de su resurrección, Jesús apareció y compartió con sus discípulos acerca del reino de Dios durante cuarenta días (Hechos 1:3). Después de aquellos días “fue levantado mientras ellos miraban, y una nube lo recibió y lo escondió de los ojos de ellos” (Hch 1,9).

Jesús no se fue para siempre. ¡Volverá! Y cuando regrese, vendrá a reinar y a juzgar (Mateo 16:27; Apocalipsis 22:3-5 y 12-13).

Así como Él fue humillado públicamente con la muerte en la cruz, así todo ojo verá la segunda venida del Señor Jesucristo. Todos tendremos que reconocerlo por lo que realmente es: Rey de Reyes y Señor de Señores (Apocalipsis 1:7; Filipenses 2:8-11).

¿Por qué es importante la resurrección de Jesucristo?

La resurrección de Jesucristo es importante por muchas razones. Primero, da testimonio del inmenso poder de Dios mismo. Creer en la resurrección es creer en Dios. Si Dios existe, y si Él creó el universo y tiene poder sobre él, entonces Él tiene el poder de levantar a los muertos. Si Él no tiene tal poder, Él no es un Dios digno de nuestra fe y adoración. Sólo Él, que creó la vida, puede resucitar después de la muerte. Sólo Él puede revertir la atrocidad que es la muerte misma, y sólo Él puede quitar el aguijón que es la muerte y dar la victoria sobre la tumba (1 Corintios 15:54-55). Al resucitar a Jesús de la tumba, Dios nos recuerda su soberanía absoluta sobre la vida y la muerte.

La resurrección de Jesucristo también es importante porque valida quién Jesús afirmó ser, es decir, el Hijo de Dios y Mesías. Según Jesús, su resurrección fue la “señal del cielo” que autentificó su ministerio (Mateo 16:1-4). La resurrección de Jesucristo, atestiguada por cientos de testigos oculares (1 Corintios 15:3-8), provee una prueba irrefutable de que Él es el Salvador del mundo.

Otra razón por la cual la resurrección de Jesucristo es importante es que prueba su carácter sin pecado y su naturaleza divina. Las Escrituras decían que el “Santo” de Dios nunca vería corrupción (Salmo 16:10), y Jesús nunca vio corrupción, ni siquiera después de Su muerte (ver Hechos 13:32-37). Fue sobre la base de la resurrección de Cristo que Pablo predicó: “Por medio de él se os predica el perdón de los pecados….en él todo aquel que cree es justificado” (Hechos 13:38-39).

La resurrección de Jesucristo no es sólo la validación suprema de su deidad; también valida las profecías del Antiguo Testamento que predijeron el sufrimiento y la resurrección de Jesús (ver Hechos 17:2-3). La resurrección de Cristo también autentificó Sus propias afirmaciones de que resucitaría al tercer día (Marcos 8:31; 9:31; 10:34). Si Jesucristo no resucitó, entonces nosotros tampoco tenemos esperanza de que resucitaremos. De hecho, aparte de la resurrección de Cristo, no tenemos ningún Salvador, ninguna salvación, y ninguna esperanza de vida eterna. Como dijo Pablo, nuestra fe sería “vana”, el evangelio sería totalmente impotente, y nuestros pecados permanecerían imperdonables (1 Corintios 15:14-19).

Jesús dijo: “Yo soy la resurrección y la vida” (Jn 11,25), y en esa declaración afirmó ser la fuente de ambas. No hay resurrección aparte de Cristo, no hay vida eterna. Jesús hace más que dar vida; Él es vida, y por eso la muerte no tiene poder sobre Él. Jesús confiere su vida a los que confían en él, para que podamos compartir su triunfo sobre la muerte (1 Juan 5:11-12). Nosotros que creemos en Jesucristo experimentaremos personalmente la resurrección porque, teniendo la vida que Jesús nos da, hemos vencido a la muerte. Es imposible que la muerte gane (1 Corintios 15:53-57).

Jesús es “la primicia de los que han dormido” (1 Corintios 15,20). En otras palabras, Jesús abrió el camino en la vida después de la muerte. La resurrección de Jesucristo es importante como testimonio de la resurrección de los seres humanos, que es un principio básico de la fe cristiana. A diferencia de otras religiones, el cristianismo tiene un Fundador que trasciende la muerte y promete que sus seguidores harán lo mismo. Todas las demás religiones fueron fundadas por hombres o profetas cuyo fin era la tumba. Como cristianos, sabemos que Dios se hizo hombre, murió por nuestros pecados y resucitó al tercer día. La tumba no pudo contenerlo. Él vive, y se sienta hoy a la diestra del Padre en el cielo (Hebreos 10:12).

La inspirada Palabra de Dios garantiza la resurrección de los creyentes cuando Jesucristo viene para Su Cuerpo (La Iglesia) en el Rapto. Tal esperanza y seguridad surge en un gran canto triunfal, como escribe Pablo en 1 Corintios 15:55, “¿Dónde está tu aguijón, oh muerte? ¿Dónde, sepulcro, tu victoria? (Cf. Oseas 13,14).

La importancia de la resurrección de Cristo tiene un impacto en nuestro servicio al Señor ahora. Pablo termina su discurso sobre la resurrección con estas palabras: “Por tanto, hermanos míos amados, estad firmes y firmes, creciendo siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestra obra en el Señor no es en vano” (1 Corintios 15:58). Ya que sabemos que seremos resucitados a una nueva vida, podemos sufrir persecución y peligros por amor a Cristo, tal como Él sufrió (vv. 29-31), y como miles de mártires a través de la historia, quienes alegremente intercambiaron sus vidas terrenales por la vida eterna y la promesa de la resurrección.

La resurrección es una victoria triunfante y gloriosa para cada creyente. Jesucristo, que murió, fue sepultado y resucitó al tercer día según las Escrituras (1 Corintios 15:3-4). Y, ¡Él vendrá de nuevo! Los muertos en Cristo resucitarán primero, luego nosotros los que quedamos y vivimos para su venida seremos transformados y recibiremos nuevos cuerpos glorificados (1 Tesalonicenses 4:13-18). ¿Por qué es importante la resurrección de Jesucristo? Muestra quién es Jesús. Muestra que Dios aceptó el sacrificio de Jesús en nuestro nombre. Demostrar que Dios tiene el poder de levantarnos de entre los muertos. Garantizar que los que creen en Cristo no permanecerán muertos, sino que serán resucitados a la vida eterna. Esa es nuestra bendita esperanza!

Vídeos de La importancia de la resurrección de Jesús