Saltar al contenido

¿Podemos los cristianos poner el árbol y adornos de Navidad?

cristianos
¿Podemos los cristianos poner el árbol y adornos de Navidad?
Llega la Navidad y con ella la ilusión de decorar nuestra casa para celebrar el nacimiento de Jesús, nuestro Salvador. ¿Qué adornos podemos usar los cristianos? ¿Podemos tener un árbol de Navidad? Sí, la Biblia no nos prohíbe plantar el árbol de Navidad o el pino y somos libres de elegir si poner uno o no en nuestra casa. Como en todas nuestras decisiones, debemos orar ante Dios y actuar en obediencia a lo que sentimos que debemos hacer, pero debemos tener claro que no hay una base bíblica para no decorar la casa para la Navidad.

¿Qué versículos parecen prohibir los adornos de Navidad?

Hay algunos versículos en la Biblia que parecen indicar que está mal decorar la casa con objetos de madera, pero en realidad hablan de idolatría. Por ejemplo, Jeremías 10:1-5 e Isaías 44:14-15 prohíben específicamente el uso de madera para tallar ídolos. Enfatizan lo absurdo e inútil que es hacer o adornar ídolos de madera para adorarlos, algo que hicieron las naciones paganas y que el pueblo judío estaba comenzando a imitar.

La Biblia prohíbe cualquier tipo de idolatría, ya sea la adoración de personas u objetos hechos de madera o de cualquier material. Sólo debemos adorar a Dios, nuestro Señor y Salvador. Mientras las decoraciones navideñas sirvan para recordar y celebrar que Jesús vino al mundo y no para adorar estos objetos, está bien decorar nuestra casa.

Origen del Pino Navideño

A lo largo de la historia, muchas culturas han utilizado árboles y hojas para expresar sus costumbres y tradiciones. Por ejemplo, durante muchos siglos, los alemanes y escandinavos han colocado pinos y adornos con hojas naturales en sus casas durante el invierno como símbolo de que la primavera volverá y que el invierno no es eterno.

Hay teorías sobre culturas paganas que usaban árboles para representar a sus dioses, por ejemplo, el dios de la fertilidad. Sin embargo, la historia del árbol de Navidad se supone que tiene su origen en Bonifacio, un misionero inglés que fue a evangelizar Alemania entre los años 680 y 754. Se dice que cortó el roble donde se hicieron sacrificios a Odín (un dios celta) y lo reemplazó por un abeto, un árbol que permanece verde todo el año. La adornó y la colocó como símbolo del amor eterno de Dios, dándole un nuevo significado.

Otros dicen que el origen está en Martín Lutero porque promovió la decoración de árboles con frutas que representan el árbol del paraíso, y con velas o luces que representan a Jesús, la luz del mundo. La costumbre se arraigó en Alemania y desde allí se extendió primero a los países escandinavos y luego al resto de Europa.

Lo que realmente importa es por qué pusimos el árbol de Navidad, lo que significa para nosotros. Debe ser una decoración que refleje nuestra alegría al celebrar el nacimiento de Jesús. También podemos usarla para contarles a otros acerca de él, por qué vino a la tierra y por qué murió en la cruz.

Otras decoraciones navideñas

Hay varios adornos que podemos usar en nuestras casas para comunicar el verdadero significado de la Navidad. Esta estación nos presenta una gran oportunidad para compartir sobre el amor de Dios y hay algunas decoraciones que pueden ayudarnos a hablar sobre el valor del nacimiento de Jesús.

El pesebre

Es una representación de la historia del nacimiento de Jesús con el uso de figuras. Sirve como un recordatorio del humilde nacimiento de Jesús. Puede incluir varias escenas: el nacimiento, la visita de los pastores, el canto y el culto de los ángeles, la visita de los magos de Oriente, etc. En algunos países hay una representación viva (con personas) durante la semana de Navidad.

La estrella

Es tradicional poner una estrella en la rama más alta del árbol. Representa la estrella brillante que guió a los sabios o magos del Oriente al lugar donde estaba el niño Jesús (Mateo 2:1-12).

Luces y velas

Las luces y las velas se usan para recordarnos que Jesús es la luz del mundo (Juan 8, 12). Él vino a la luz de nuestro camino, para acercarnos y reconciliarnos con Dios.

Los Ángeles

Los ángeles representan al ángel que anunció a María y luego a José, la concepción de Jesús y la importancia de su nacimiento (Mateo 1). También estaban los ángeles que anunciaron a los pastores que Jesús había nacido y la multitud de ángeles que alababan a Dios y exclamaban: “Gloria a Dios en lo alto” (Lucas 2).

La corona de Adviento

Se utiliza en algunos países de América Latina y en España para anunciar la venida de Jesús e incluye varios símbolos. Por ejemplo, su forma circular habla del amor interminable de Dios, las ramas verdes reflejan la nueva vida que tenemos en ella y las velas muestran el triunfo de la luz sobre las tinieblas.

“El pueblo que caminaba en la oscuridad vio una gran luz.”
(Isaías 9:2).

Estas son algunas de las decoraciones que podemos usar. Pero no olvidemos que lo más importante no es la decoración, sino que celebramos a Jesús. Vivamos vidas que celebran Su amor y lo glorifican durante la Navidad y durante todo el año.

¿Deberían los cristianos tener un árbol de Navidad? ¿Tiene el árbol de Navidad su origen en antiguos ritos paganos?

La costumbre moderna del árbol de Navidad no proviene de ninguna forma de paganismo. No hay evidencia de ninguna religión pagana que decore un árbol especial para celebrar sus fiestas de invierno, aunque los romanos han celebrado el solsticio de invierno con una fiesta llamada Saturnalia en honor a Saturno, el dios de la agricultura. Decoraron sus casas con plantas y luces e intercambiaron regalos. Más tarde, en la Edad Media, alemanes y escandinavos colocaron árboles perennes dentro de sus casas, fuera de sus puertas, para expresar la expectativa de la próxima primavera. Los primeros árboles de Navidad fueron decorados por cristianos protestantes en el siglo XVI en Alemania. Nuestro árbol de Navidad moderno se desarrolló a partir de estas antiguas tradiciones alemanas, y esta costumbre probablemente llegó a los Estados Unidos con los emigrantes alemanes a Pensilvania y Ohio.

No hay nada en la Biblia que prescriba o prohíba los árboles de Navidad. Algunos piensan erróneamente que Jeremías 10:1-16 prohíbe cortar árboles y decorarlos de la misma manera que lo hacemos en Navidad. Sin embargo, incluso leyendo este texto superficialmente, se entiende que Jeremías prohíbe los ídolos hechos de madera, cubiertos de plata y oro y luego los adora. Una idea similar aparece en Isaías 44, donde el profeta describe la locura de los idólatras, que cortan un árbol, queman parte de él en el fuego para calentarse, y usan la otra parte para tallar un ídolo, ante el cual se inclinan. Así que a menos que nos inclinemos ante nuestro árbol de Navidad, cortemos un ídolo y oremos ante él, estos pasajes no deben ser aplicados a los árboles de Navidad.

No hay un significado espiritual en tener o no tener un árbol de Navidad. Cualquiera que sea nuestra elección, la razón detrás de la decisión del creyente en este punto, como en todos los asuntos de conciencia, debe ser agradar al Señor. Romanos 14:5-6a establece en este pasaje el principio de la libertad de elección. “Uno hace la diferencia entre el día y el día; otro juzga lo mismo todos los días. Que cada uno se convenza totalmente en su propia mente. El que oye el día, lo hace al Señor. El Señor se arrepiente cuando los cristianos desprecian a otros para celebrar la Navidad o no. Esto es orgullo espiritual. Cuando sentimos que de alguna manera nos elevamos a un plano superior de espiritualidad, haciendo o no haciendo algo sobre lo que la Biblia guarda silencio, usamos erróneamente nuestra libertad en Cristo, creando así divisiones en Su Cuerpo, y deshonrando así al Señor. “Si coméis, bebéis o hacéis cualquier otra cosa, hacedlo todo por la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31).

 

Vídeos de ¿Podemos los cristianos poner el árbol y adornos de Navidad?