Saltar al contenido

Sanidad orar por enfermos

oracion
Sanidad orar por enfermos
Nuestro Dios es todopoderoso, es amor y nos acompaña y bendice siempre. Dios nos ha dado el milagro más grande que podemos experimentar: la salvación de nuestras almas. Pero también quiere ayudarnos en medio de nuestras luchas y dificultades diarias. Una de nuestras peticiones más frecuentes es la curación porque vivimos en cuerpos físicos que sufren de enfermedades y dolores. En la Biblia encontramos muchos ejemplos de sanidad divina. El poder de Dios no cambia, Dios es el mismo ayer, hoy y siempre (Malaquías 3:6; Hebreos 13:8) y podemos confiar en que todavía sana.

Sanidad orar por enfermos

¿Estás pasando por una enfermedad prolongada, afecto o enfermedad queriendo llorar y pedirle a Dios que te cure, pero no sabes cómo hacerlo en la oración? Si sientes miedo, soledad, inseguridad para el futuro, o si no entiendes cómo puedes conseguir la curación. Te invitamos a hacer de estas palabras una oración de sanación en la fe! Aquí hay cuatro oraciones de sanación y, por supuesto, versículos bíblicos que hablan de la sanación. Dios nos dice que a través de la oración podemos hablar directamente con Él y ver milagros en Su nombre. Cuando oramos a Dios para que nos cure, nos presentamos ante Él completamente rendidos y esperando que el Espíritu Santo obre en nosotros. Rezo para que encuentres una sanación milagrosa cuando también busques el plan de Dios para tu vida, Su plan de prosperidad para darte un futuro y una nueva esperanza.

Oración por sanidad en la biblia

  • Ana (1 Samuel 1:1-20)
    Ana no podía tener hijos, algo por lo que sufría burlas y tormentos. Un día ella fue al templo y derramó su corazón y sus lágrimas delante de Dios. Le prometió que si él le concedía un hijo, ella se lo entregaría y crecería al servicio de Dios. Dios la escuchó, la sanó de la esterilidad y con el paso del tiempo ella dio a luz a un niño, Samuel, quien llegó a ser un gran líder y profeta del pueblo de Israel.
  • Naamán (2 Reyes 5:1-15)
    Naamán era jefe del ejército del rey de Siria, un soldado muy valiente y de gran prestigio que estaba enfermo de lepra. En su casa había una joven criada israelita y ella les habló sobre el profeta Eliseo y cómo él podía sanar a Naamán de la lepra. Naamán habló con el rey de Siria que le concedió permiso para ir a Israel. Le entregó una carta para el rey que decía: «Cuando te llegue esta carta, verás que el portador es Naamán, uno de mis oficiales. Te lo envío para que lo sanes de su lepra». (2 Reyes 5:6). El rey de Israel se puso muy nervioso, vio esto como un acto con intención de comenzar una guerra ya que él se sabía incapaz de sanar. Eliseo le envió un mensaje tranquilizador al rey y le dijo que él recibiría a Naamán. Eliseo le dio instrucciones a Naamán para que pudiera recibir sanidad en el nombre del Señor. Naamán siguió las instrucciones, fue sanado y reconoció al Dios de Israel como el Dios verdadero.

El mendigo en el templo (Hechos 3:1-10)

Pedro y Juan se dirigían al templo a orar una tarde y vieron a un hombre lisiado mendigando a la puerta del templo. Este hombre mendigaba allí todos los días y cuando vio a Pedro y Juan acercándose, les rogó con la esperanza de que le dieran al menos unas cuantas monedas.

Pedro le contestó: “No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y anda!” Y tomándolo por la mano derecha, lo levantó. Al instante los pies y los tobillos del hombre cobraron fuerza.
(Hechos 3:6-7)

El padre de Publio y otros enfermos (Hechos 28:7-10)

Luego de un naufragio, Pablo y todos los que habían naufragado con él, llegaron a la isla de Malta. El funcionario principal de la isla, Publio, los recibió amablemente en su casa y los hospedó por tres días.

El padre de Publio estaba en cama, enfermo con fiebre y disentería. Pablo entró a verlo y, después de orar, le impuso las manos y lo sanó. Como consecuencia de esto, los demás enfermos de la isla también acudían y eran sanados.
(Hechos 28:8-9)

Cómo orar por los enfermos segun la biblia

Orar por los enfermos es un mandamiento del Señor Jesús. Ordenó a sus discípulos que hicieran lo que estaba haciendo, predicaran el mensaje del reino y probaran el mensaje con señales y milagros, incluyendo la curación de los enfermos.

Entonces llamando a sus doce discípulos, Jesús les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos y sanar toda enfermedad y toda dolencia.

A estos doce envió Jesús después de instruirlos, diciendo: “Cuando vayáis, predicad, diciendo: “El Reino de los Cielos se ha acercado”. Sanad a los enfermos, resucitad a los muertos, limpiad a los leprosos, echad fuera a los demonios; de la gracia que recibisteis, dad de gracia.
Mateo 10:1, 5, 7-8

Y entonces Jesús extendió este mandato a todos los creyentes en el futuro, cuando les dijo que enseñaran a todos los nuevos discípulos a guardar lo que les había mandado.

Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.
Mateo 28:19-20

Ya que Jesús había enviado a los discípulos a sanar a los enfermos, expulsar demonios y predicar el reino de Dios, las palabras de Mateo 28 son para todos los cristianos. Esto está claro en Marcos 16, donde Jesús dijo:

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. Y estas señales acompañarán a los que han creído: en mi nombre echarán fuera demonios, hablarán en nuevas lenguas; tomarán serpientes en sus manos, y aunque beban algo mortal, no les hará daño; pondrán las manos sobre los enfermos, y estarán bien.
Marcos 16:15, 17-18

Si usted ha creído el mensaje del evangelio, entonces las señales mencionadas en este versículo le acompañarán. Así que Dios ha prometido que si pones tus manos sobre los enfermos, ellos serán sanados. El poder de Dios es parte de su herencia en Cristo!

Si quieres ser usado por Dios en el ministerio de sanidad, es importante que aprendas a ministrar con amor y tener un corazón limpio.

Vídeo Sanidad orar por enfermos