Saltar al contenido

Todo sobre la oración según la biblia

Todo sobre la oración según la biblia
Todo sobre la oración según la biblia
En primer lugar, debe quedar claro que “rezar no es orar”. Puesto que el significado de “rezar” viene del latín “recitare”, que significa “repetir”. Consiste en la repetición de ciertos tipos de frases que han sido establecidas por otras personas y que no están en sus propias palabras. Por lo tanto, el Señor Jesucristo se refiere a este acto como palabras vanas y sin sentido, que Dios no oye (Mt 6:7-8). Porque no tiene sentido dirigirse al Dios Altísimo repitiendo algo leído o memorizado.

Todo sobre la oración según la biblia

La Oración es una acción sincera y voluntaria de comunicación con Dios. La cual, expresamos con nuestras propias palabras buscando el favor de Dios. La Verdadera Oración que le agrada a Dios es la que se hace con reverencia (Lc 11:2), con un corazón contrito y humillado que busca hallarlo de verdad (Jr 29:13).

¿Qué es la oración a Dios según la Biblia?

La oración es comunicación e intimidad con nuestro Padre Celestial. Ya sea para buscar Su consejo (Ex 33:13; Sal 86:11), para una petición (Jueces 3:9; 2 Sa 22:7; Jer 15:15) o para darle gracias (Fil 4:6; Da 6:10; Col 3:17).

La oración es una fuente de poder para el creyente, como vemos en la Biblia, nuestro mayor ejemplo. El Señor Jesús siempre buscó el rostro de Dios en oración muy temprano en la mañana y luego fortalecido con su presencia sanó a los enfermos, resucitó a los muertos y realizó muchos milagros.

Como vemos, incluso cuando oramos por Lázaro, demos gracias al Padre por la resurrección de Lázaro antes de que resucitara, diciendo: “Padre, gracias te doy por haberme escuchado” (Jn 11,41). Mostrando así cómo la oración va acompañada de la fe. También enseña cómo, por medio de la oración, superó las tentaciones e incluso se fortaleció ante lo que sería la prueba más difícil (Lc 22, 41-44), subiendo a la cruz para salvar a una humanidad de todos sus pecados, dando su vida por el rescate de los demás (1 Pt 3, 18; 1 Jn 3, 16). Aun allí, sangrando y con clavos en las manos, al recibir burlas, insultos y desprecio, oró por ese mismo mundo que lo escupió, lo azotó, lo humilló, lo golpeó, y prefirió salvar la vida de un ladrón y no la del Único Justo que ha puesto pie en esta tierra (Lc 23, 34).

¿Cómo orar a Dios correctamente según la Biblia?

Tal vez usted es una de esas personas que dice: “Quiero aprender a orar? pero no sé cómo empezar. La respuesta es: “La Biblia es la única herramienta que nos enseña a aprender a orar a Dios correctamente. Al leerlo a menudo, podemos encontrar nuestra guía espiritual en las Escrituras (Salmo 119:105). Porque en ella encontramos muchos ejemplos de oraciones que nos enseñan a pedirle a Dios de acuerdo a Su voluntad.

Hoy en día muchas personas buscan ayuda en oraciones escritas para aprender a orar. Los primeros discípulos, ante esta situación de Cómo orar a Dios, le dijeron a Jesús: “Señor, enséñanos a orar” (Lc 11,1).

Jesucristo, nuestro mayor ejemplo, nos dio un modelo de oración, que no es repetir, sino enseñarnos a orar correctamente. Y él les dijo:

Cuando reces, di: Padre nuestro que estás en los cielos (Lc 11, 2).

El Señor Jesús en las oraciones registradas en los evangelios nos muestra que siempre se dirigió a Dios como su Padre (Mt 11, 25; 26, 39; Jn 11, 41; 12, 27-28; 17, 1-2; Lc 23, 4), enseñándonos así que podemos acercarnos a Dios de una manera más íntima. En el Antiguo Testamento nadie se atrevía a llamar a Dios “Padre”. Sólo Cristo hizo esto, el unigénito de las Escrituras. Así que ahora nosotros, recibiéndole como nuestro Señor y creyendo en Él, somos adoptados como hijos de Dios (Jn 1:12).

Santificado sea tu nombre (Lc 11, 2).

Santificar el nombre de Dios es considerarlo Santo, Sagrado, de la más alta estima y respeto. Como lo vemos una y otra vez en las Escrituras. Los salmos nos enseñan a honrar y glorificar el nombre del Señor (Sal 33:41, 48:10, 71:22, 97:12).

Venga a nosotros tu reino (Lc 11, 2).

Cuando Jesús dijo a los discípulos la frase “Venga a nosotros tu reino”, se refería al reino espiritual de Dios. Porque los judíos pensaban que el Mesías restauraría el reino físico de Israel y los liberaría del yugo romano (Hechos 1:6). El reino de los cielos está entre los hombres desde el día en que el Hijo de Dios se hizo uno de nosotros, para morir en una cruz y reconciliarnos con Dios (Is 9, 11; Lc 17, 20-21; Mt 4, 17). Y se completará cuando el mal sea destruido y Él establezca nuevos cielos y nueva tierra (Apocalipsis 21:1).

Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra (Lc 11, 2).

Cuando oramos y decimos “Haz Su Voluntad”, estamos pidiendo a Dios que Sus propósitos sean cumplidos en este mundo así como en el más allá. La Biblia nos enseña que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta (Romanos 12:2). Aunque muchas veces no podemos entenderlo. La Escritura dice: “Sus caminos son más altos que los nuestros, y sus pensamientos mejores que los nuestros” (Is 55,8-9).

Danos hoy nuestro pan de cada día (Lc 11, 3).

Esta palabra nos hace reconocer que Dios no sólo es nuestro sostén y proveedor material (Mt 17, 24-27; Lc 5, 5-6), sino también espiritual (Jn 6, 51; 1 Cor 1, 5). Pero en particular el Señor Jesús siempre enfatizó la importancia del alimento espiritual. “No trabajéis por el alimento que perece, sino por el alimento que permanece para la vida eterna, que el Hijo del Hombre os dará; porque a él ha puesto Dios Padre” (Jn 6, 27).

Y perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben (Lc 11, 4).

Nuestra deuda con Dios era pecado, como dice Romanos 3:23, “porque todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios. La Biblia nos enseña que también debemos perdonar a los que nos ofenden para que también nosotros seamos perdonados por Dios (Mt 6, 14-15). Al perdonar las ofensas de otros, Dios quiere enseñarnos a limpiar nuestros corazones de orgullo, ira, rencor, odio, celo, envidia y toda clase de maldad, que finalmente nos afecta. Uno de los ejemplos que encontramos en la Biblia es la oración de Jesús cuando dijo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34). Otro ejemplo, la oración de Esteban mientras estaba apedreado, decía: “Señor, no tomes en cuenta este pecado por ellos. Y habiendo dicho esto, durmió” (Hch 7, 60).

Y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal (Lc 11, 4).

Jesús no está sugiriendo con estas palabras que es Dios quien nos lleva a la tentación. Él simplemente nos dice que pidamos ser liberados de Satanás y sus engaños. Todos los cristianos se enfrentan a tentaciones y muchos se deben a los deseos de la carne (Santiago 1:13-14). A veces sucede de una manera tan sutil que no nos damos cuenta de que está sucediendo. Dios nos ha prometido que no permitirá que seamos tentados más de lo que podemos soportar (1 Co 10:13). Pero debemos pedirle que nos ayude a reconocer la tentación y nos dé la fuerza para enfrentarla. Jesús en Mateo 26:41 nos enseña que la mejor manera de enfrentar la tentación es orar: “Velad y orad, para que no entréis en tentación.

Orando con nuestras propias palabras

Por último, también se puede orar con las propias palabras, según las necesidades de cada uno. El Señor Jesús nos dejó un modelo de oración, pero esto no te impide derramar tu corazón ante Dios y expresar lo que sientes. La Biblia dice que el creyente tiene el Espíritu de Dios que intercede por nosotros con gemidos indecibles, nos ayuda en nuestra debilidad y nos pide como debe (Ro 8:26).

Vídeos de Todo sobre la oración según la biblia