Saltar al contenido

Salmo 103 bondades Dios

alabanza
Salmo 103 bondades Dios
El Salmo 103 es un Salmo de David. Aparentemente lo escribió en sus últimos años de vida, después de haber pasado por alguna enfermedad o situación difícil. Debería animarnos e inspirarnos a ver que David decide recordar toda la bondad y las misericordias que Dios tuvo para él a través de los años, en lugar de quejarse y enfocarse en su sufrimiento.

Salmo 103 bondades Dios

Aprendamos de él! Tratemos de tomarnos unos minutos cada día para recordar la bondad de Dios en nuestras propias vidas y mostrarle nuestra gratitud. Dios es bueno y Sus misericordias son nuevas cada mañana (Lamentaciones 3:22-23).

Mucho se habla actualmente de alabanza y adoración y se practica, tanto en las iglesias cristianas como en los movimientos dentro de la Iglesia Católica como, por ejemplo, el movimiento carismático. Pero hay muchas personas, incluso dentro de las áreas mencionadas, que todavía no pueden diferenciar entre el significado de la alabanza y el de la adoración, y hay incluso quienes confunden los dos términos en uno solo. Por otro lado, el significado que se utiliza actualmente se ha vuelto ligero y se centra principalmente en el aspecto musical.

¿Qué es alabar y adorar a Dios?

En líneas generales la alabanza es el resultado de enunciar afirmaciones positivas sobre alguien, ya sea en privado o públicamente. En el contexto religioso, las alabanzas a Dios forman parte integral de la liturgia, tanto como expresión interna como externa, lo cual puede tomar diversidad de formas, como canto, enunciado, danza, pensamiento, etc. El libro bíblico de los Salmos es una colección de himnos y poemas que en su mayoría alaban a Dios.

La etimología de la palabra alabanza proviene del hebreo halal, que significa hacer espectáculo, ser claro, iluminar, ser brillante y celebrar. En la religión, la alabanza es dada a Dios y los cristianos la expresan con exaltación y júbilo por todo lo bueno que Dios provee. Típicamente la alabanza viene como forma de gratitud por sus dones, tanto materiales como espirituales. Por ello, sólo Dios es el único digno de alabanza. Sea cual sea la denominación cristiana, siempre hay vínculos comunes en lo que se refiere a la práctica de la alabanza a Dios, ya sea por medio vocal o musical, o por ambas conjuntamente.

Los motivos para alabar a Dios

Cada uno de nosotros hemos experimentado la manifestación de Dios en nuestra propia vida, por lo cual hay muchos motivos para ofrecerle alabanza a Dios. Sin embargo ya desde la época del Antiguo Testamento se nos mencionan algunos de los motivos que debemos tener presentes para alabar a Dios. Estos son algunos de ellos:

  • Por su creación: “Tuyo es el cielo, tuya la tierra, fundaste el orbe y cuanto contiene; creaste el norte y el mediodía, el Tabor y el Hermón te aclaman” (Salmo 89:12).
  • Por sus obras maravillosas: “Te doy gracias por tantas maravillas; prodigio soy, prodigios tus obras” (Salmo 139:14).
  • Por su carácter y atributos: “¡Aleluya! ¡Dad gracias a Yahvé porque es bueno, porque es eterna su misericordia!” (Salmo 106:1).
  • Porque es justo: “Me levanto a medianoche a darte gracias, por la justicia de tus normas” (Salmo 119:62).

Cómo debemos alabar a Dios

El Salmo comienza con dos versículos poderosos. David llama a su alma a despertar y exhorta a todo su ser a alabar a Dios. ¿Cuántas veces alabamos a Dios sólo con nuestros labios? Le cantamos con nuestra boca mientras nuestra mente está en otra parte. ¡No debería ser así! La verdadera alabanza viene de las profundidades de nuestro ser y despierta nuestro espíritu, nuestro cuerpo y nuestra mente.

La alabanza nos lleva a reconocer la santidad de nuestro Dios y a desear ser más como Él. Él es santo y nos llama a ser santos (1 Pedro 1:14-16). ¿Cómo lo hacemos? Acercarnos a Dios y permitirle que nos transforme cada vez más a su imagen.

“No olvides ninguno de sus beneficios. Cuando nos detenemos a recordar y enumerar conscientemente todas las bendiciones que Dios nos ha dado, nuestro corazón responde con adoración y gratitud por toda su bondad. No seamos como los que sólo se acuerdan de Dios cuando necesitan algo. Seamos hijos agradecidos, con el corazón atento y sensible al mover de Dios en nuestra vida diaria.

¿Por qué debemos alabar a Dios?

El salmista David continúa enumerando algunas de las razones que tenemos para alabar a Dios. Veamos cada uno de ellos y pensemos en cómo podemos mejorar la manera en que alabamos y adoramos a Dios.

Por las bendiciones que nos da. Salmo 103:5

Él perdona todos tus pecados y sana todas tus enfermedades; redime tu vida del sepulcro y te cubre de amor y compasión; llena tu vida de cosas buenas y te rejuvenece como águilas. El Señor hace justicia y defiende a todos los oprimidos. Dio a conocer sus caminos a Moisés; reveló sus obras al pueblo de Israel. (Salmo 103:3-7)

En estos versículos David menciona algunas de las bendiciones que Dios nos da. Comienza con el perdón de nuestros pecados porque ese es el regalo más grande que Dios nos ha dado. David sabía bien lo que es recibir el perdón de Dios, cómo impacta nuestra vida aquí y el poder que tiene para transformarnos por la eternidad. Nuestro espíritu despierta cuando sabe que es perdonado y se somete voluntariamente para permitir la obra de Dios en todas las áreas de la vida.

Dios no sólo nos sana espiritualmente sino que también nos da sanidad física. Él cura todas nuestras enfermedades, ya sea a través de la intervención directa o a través de la medicina. Servimos a Dios Todopoderoso y podemos confiar en Él.

Dios nos rescató de la tumba, no tenemos que temer a la muerte. En Colosenses 1:13 dice que él “nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su amado Hijo”. Su reino es uno de amor y compasión que Él derrama sobre nosotros para cuidar y mostrar Su corazón al mundo que nos rodea.

Nuestros cuerpos son renovados y se les da nueva fuerza al recordar la abundante bondad de Dios. Cuando los problemas y dificultades entran en nuestras vidas es importante recordar todo lo que Dios nos ha dado, las muchas maneras en que nos ha mostrado Su amor y cuidado. Este recuerdo renueva nuestras fuerzas y rejuvenece nuestros huesos de tal manera que a veces parece que somos capaces de sobrevolar situaciones. Tan fuerte es la paz y la fuerza que Dios nos da! Lo hemos sentido en el pasado y lo seguiremos sintiendo porque Dios es el mismo ayer, hoy y siempre (Hebreos 13:8). Ha sido fiel y seguirá siéndolo.

Dios es justo y su justicia no es sólo para nosotros, sino para todos los oprimidos. A veces parece que el mal está ganando, pero Dios sigue moviéndose en este mundo y defiende a los que sufren injusticia y opresión. Seamos agentes de bendición, llevemos su libertad y justicia a los que sufren opresión. Puede parecer una tarea demasiado grande, pero Dios nos mostrará cómo hacerlo al mostrarle sus caminos a Moisés y al revelar sus obras al pueblo de Israel.

Vídeos de Salmo 103 bondades Dios