Saltar al contenido

Juan 17 oración de Jesús

jesus
Juan 17 oración a Jesús
En los Evangelios vemos la importancia que Jesús le dio a la oración. Comenzó sus días conversando con el Padre y aprovechaba cada oportunidad para invocar la presencia y el poder de Dios. A veces oraba solo (Marcos 1:35) y otras veces acompañado (Juan 11:41-42). Él oró antes de comer (Lucas 24:30) y después de sanar (Lucas 5:12-16). La oración tenía un lugar especial en su vida.

Juan 17 oración a Jesús

Después de decir esto, Jesús miró al cielo y dijo: “Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti, porque le has conferido autoridad sobre todo mortal para que conceda vida eterna a todo lo que le has dado. Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado. Te he glorificado en la tierra y he cumplido la obra que me confiaste.
(Juan 17:1-4)

En el capítulo anterior Jesús estaba hablando con sus discípulos acerca de lo que sucedería en los próximos días. Aquí Jesús levanta los ojos al cielo, como si mirara al Padre, y comienza a hablar con él. Él sabe que su tiempo en la tierra está llegando a su fin, pero sólo está interesado en que Dios sea glorificado. Su muerte en la cruz se acercaba, así como su resurrección. Su sacrificio demostraría la grandeza de su amor y el amor del Padre por todos nosotros.

Jesús estaba satisfecho con el trabajo que había hecho y con el resultado de ese trabajo: la vida eterna accesible a todos. Él fue el puente a través del cual se restauró la comunión total con el Padre. En Él se realiza la obra de salvación para la humanidad.

Ahora regresó al Padre. Sabía que quedaba una etapa difícil de vivir: la muerte en la cruz. Jesús opta por centrarse en la alegría de la obra redentora que había realizado y en el hecho de que poco después de la resurrección volvería a estar en la presencia de Dios “con la gloria que tenía con vosotros antes de que existiera el mundo”.

Jesús ora por sus discípulos

A los que me diste del mundo, les he revelado quién eres. Eran tuyos; tú me los diste y ellos han obedecido tu palabra. Ahora saben que todo lo que me has dado viene de ti, porque yo les he dado las palabras que me diste, y ellos las aceptaron; saben con seguridad que yo salí de ti, y creen que tú me enviaste. Rezo por ellos. No ruego por el mundo, sino por los que me has dado, porque son tuyos. Todo lo que tengo es tuyo, y todo lo que tienes es mío; y por medio de ellos he sido glorificado. Ya no estaré en el mundo, pero ellos están todavía en el mundo, y regreso a ti. Padre Santo, protégelos con el poder de tu nombre, el nombre que me diste, para que sean uno, como nosotros. Mientras estuve con ellos, los protegí y los guardé por el nombre que me diste, y no se perdió ninguno sino el que nació para ser perdido, para que se cumpliera la Escritura. Ahora vuelvo a vosotros, pero os digo estas cosas mientras estoy en el mundo, para que tengáis mi alegría en plenitud. Yo les he dado tu palabra, y el mundo los ha odiado porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No os pido que los saquéis del mundo, sino que los protejáis del maligno. Ellos no son del mundo, así como yo no soy del mundo. Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así yo los envío al mundo. Y por ellos me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad. (Juan 17:6-19)

Jesús continúa orando por sus discípulos. Estaba feliz de haber compartido su vida y sus palabras con ellos. Destaca el hecho de que no sólo aceptaron sus palabras, sino que las obedecieron y se mantuvieron firmes en la fe.

Ahora intercede por ellos. Pídele al Padre que los proteja y los ayude a tener unidad. Sabía que pasarían por momentos difíciles porque, siendo sus discípulos, habría personas que tratarían de hacerles daño. Le pide de nuevo a Dios que los proteja del maligno. El diablo trataría de detener el trabajo y atacar a sus discípulos. Jesús le pide al Padre que los proteja específicamente de tales ataques.

Ante la maldad del mundo los discípulos fueron santificados, transformados por la palabra (la verdad) y por la gracia de Dios. La vida santificada de los discípulos de Jesús demostró la diferencia de vivir una vida bajo su señorío. Representaban la transformación que Jesús hace en las vidas de los que le siguen y esto les traería problemas y persecución.

Jesús aprovecha este momento para enviarlos, para comisionarlos a llevar el mensaje de vida eterna al mundo. En pocos días ya no estaría con ellos. Pero estaban preparados para recibir al testigo y continuar la obra para la cual él los había preparado.

Jesús ora por todos los creyentes

No rezo sólo por esto. Rezo también por aquellos que creerán en mí por su mensaje, para que todos sean uno. Padre, así como tú estás en mí y yo estoy en ti, que ellos también estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste. Yo les he dado la gloria que tú me has dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno: Yo estoy en ellos, y tú estás en mí. Que alcancen la perfección en la unidad y que el mundo reconozca así que tú me enviaste y que los amaste como me amaste a mí. Padre, quiero que los que me has dado estén conmigo donde estoy. Que vean mi gloria, la gloria que me has dado porque me has amado antes de la creación del mundo. Padre justo, aunque el mundo no te conozca, yo sí te conozco, y éstos reconocen que tú me enviaste. Les he dado a conocer quiénes sois, y seguiré haciéndolo, para que el amor con que me habéis amado esté en ellos, y yo mismo esté en ellos. (Juan 17:20-25)

Ahora Jesús incluye a todos aquellos que creerían en él gracias a la fidelidad y el esfuerzo de sus discípulos. Confiaba en que los discípulos continuarían el trabajo que él había comenzado. Él sabía que las Puertas del Hades no prevalecerían contra su iglesia (Mateo 16:18). Lo primero que pide por sus discípulos y por aquellos que creerán por su mensaje es la unidad. Uno como el que tenía con el Padre. Él pide a Sus hijos que alcancen la perfección en la unidad ya que ese sería el sello de Sus hijos. Así el mundo reconocería que Dios había enviado al Hijo al mundo.

Jesús había cumplido su obra: “Les he dado a conocer quién eres, y seguiré haciéndolo. Él les había mostrado el camino hacia el Padre y continuaría con ellos, guiándolos hacia el Padre. Recordar esa promesa de su presencia ha animado y fortalecido a sus hijos a través de las generaciones.

Los discípulos habían comprendido que Jesús era Dios encarnado, que había venido a la tierra con el propósito de acercarnos a Dios Padre. Ese es el mensaje que transmitieron. Las generaciones subsiguientes de seguidores de Jesús todavía están comprometidos a luchar por la perfección en la unidad para que el mundo reconozca que Jesús es Dios.

Explicación de juan 17

  • Juan 17:1 Después que Jesús dijo esto, mirando al cielo, dijo: “Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique,
    Juan tiende a describir todo lo que veía en su maestro, sus gestos, su mirada como aquí, pero sobre todo su oración, tratando de retratar sus palabras sin fallar la verdad, recordando que rezaba al Padre con tanta confianza, como si estuviera allí presente, compartiendo con él lo que vendría y pidiendo que se cumpliera lo que ya había oído de él.
  • Juan 17:2 porque le has dado autoridad sobre todos los mortales para que pueda dar vida eterna a todo lo que le has dado.
    Ahora bien, Jesús se refiere a la autoridad que le ha sido confiada, que sólo actúa sobre todas las cosas mortales, sobre la naturaleza y sobre el hombre, pero para que esté por encima de todo, necesita ir a la cruz, para que su autoridad pueda ser magnificada sobre el cielo y la tierra (Mt 28, 18). Nótese que la obediencia siempre conduce a una mayor autoridad.
  • Juan 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste.
    Aquí Jesús nos revela lo que es la vida eterna, conocer a Dios, puede parecer sencillo, pero ni siquiera el teólogo más grande conoce a Dios completamente, sólo tenemos algunas nociones de lo que él mismo nos ha revelado en su creación, y a través de las Escrituras, pero siempre hay algo nuevo que aprender de Dios y de Jesucristo. Ya nos encontramos participando en la vida eterna al participar en el conocimiento de Dios y de Jesús en Su plan de salvación.
  • Juan 17:4 Yo te he glorificado en la tierra, y he cumplido la obra que tú me confiaste.
    Jesús se encuentra tratando de glorificar al Padre en todo lo que hace, porque todo lo que le fue confiado hacer y hacerlo en obediencia es un signo de que Dios es glorificado en obediencia y en hacer todo lo que Él nos enseña.
  • Juan 17:5 Y ahora, Padre, glorifícame en tu presencia con la gloria que tuve contigo antes de que existiera el mundo.
    He aquí otro aspecto importante de la unidad del Hijo con el Padre, Jesús pide ser glorificado de tal manera que pueda tener la misma gloria que tenía antes de que el mundo naciera a través de él. La única gloria que el hijo espera es volver al estado en que vino para dar vida al mundo y redimir a los perdidos.
  • Juan 17:6 “A los que me disteis del mundo, yo os he revelado quiénes sois; ellos eran vuestros; vosotros me los disteis, y ellos han obedecido vuestra palabra.
    Jesús ha recibido del Padre un grupo de personas confiadas a su nombre que se ha dedicado a revelar al Padre en su propia manera de actuar, pensar y sentir. Todos los elegidos para ser entregados a Jesús como sus discípulos pertenecían a Dios, pero él se los dio al hijo para que obedeciera su palabra. La plena revelación de Dios siempre ha estado en el hijo.
  • Juan 17:7 Ahora saben que todo lo que me has dado viene de ti,
  • Juan 17:8 Porque yo les he dado las palabras que tú me has dado, y ellos las han aceptado; saben con certeza que yo salí de ti, y creen que tú me has enviado.
    Los discípulos en este tiempo habían sido probados en cuanto a la revelación de Jesús como el Hijo de Dios, así que reconocieron que todo lo que venía del Hijo venía del Padre, porque él había salido del Padre para ser enviado al mundo y dar a conocer a Dios. Los discípulos ya estaban aceptando sus palabras como verdaderas y confiables, el primer paso en la fe, confiar en él y en su palabra se estaba afirmando, el segundo paso en la fe, es poner en práctica todo lo que se cree en medio de la prueba. Ahora tienen certeza sobre el origen de Jesús y sus palabras.
  • Juan 17:9 Rezo por ellos. No ruego por el mundo, sino por los que me has dado, porque son tuyos.
    Jesús sabe lo que Sus discípulos tendrán que enfrentar, Sus discípulos donde no hay lugar para Judas Iscariote, el traidor. En este momento su oración es por los que seguirán sus pasos en obediencia a la fe, no por el mundo, habrá tiempo para que el mundo conozca la verdad y llegue al conocimiento de Dios.
  • Juan 17:10 Todo lo que tengo es tuyo, y todo lo que tienes es mío; y por medio de ellos he sido glorificado.
    La relación entre el Padre y el Hijo tiene que ser entendida para entender al Padre, si nos quedamos con una sola parte no veremos el cuadro completo de la divinidad. Lo que uno tiene pertenece al otro, eso habla claramente de la unidad en la que permanecen el Padre y el Hijo. Y Jesús sabía que los que el Padre le había dado glorificarían su nombre predicando su mensaje de arrepentimiento a toda la humanidad.
  • Juan 17:11 Ya no estaré en el mundo, pero ellos están todavía en el mundo, y yo vuelvo a vosotros. “Padre Santo, protégelos con el poder de tu nombre, el nombre que me has dado, para que sean uno, como nosotros.
    Ahora, en la misma ecuación de la unidad aparecemos, donde se nos da entrada a esta unidad a través de la oración del Hijo, que pide al Padre que nos proteja en su poder para que podamos ser uno, como ellos son uno. La unidad es el estado de perfecta comunión entre el Padre y el Hijo, y que nos es dado también a nosotros. La unidad viene del vínculo que el Espíritu Santo genera en la vida del creyente con el triunfo.
  • Juan 17:12 Mientras estuve con ellos, los protegí y los guardé por el nombre que me diste, y nadie se perdió, sino el que nació para ser perdido, para que se cumpliera la Escritura.
    Jesús sabe que pronto regresará al Padre y que mientras estuvo con ellos, el adversario no pudo dañar a sus discípulos, así que conservó a los que le fueron concedidos como discípulos por el Padre. Hace especial referencia al que nació para perderse, para que se cumpla lo que la Escritura menciona proféticamente. Parece decirnos que Judas estaba predestinado a perderse, como si Dios lo hubiera dispuesto así, pero en realidad en la omnisciencia de Dios sabía qué camino elegiría Judas, de modo que Dios ya sabía desde antes de nacer que cumpliría lo que entonces haría, liberar a Jesús.
  • Juan 17:13 “Ahora, pues, vuelvo a vosotros, pero digo estas cosas mientras estoy en el mundo, para que tengáis mi gozo en plenitud.
    Jesús sabe que volverá al Padre después de su resurrección, pero pide que mientras tenga que enfrentar la cruz y la muerte, reconozca que su gozo y alegría vienen de Dios, como Jesús lo hizo cuando cumplió la voluntad del Padre.
  • Juan 17:14 Yo les he dado tu palabra, y el mundo los aborreció porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.
    Jesús hace varias notas importantes que no debemos dejar pasar. La Palabra nos ha sido confiada para que al guardarla y predicarla nos encontremos seguramente odiados por el mundo. Pero cuando nos encontramos odiados por el mundo, debemos reconocernos como peregrinos en el mundo, porque ya no pertenecemos a este mundo, sino a Dios.
  • Juan 17:15 No te pido que los saques del mundo, sino que los protejas del maligno.
    No seremos alejados del sufrimiento que podemos experimentar en el mundo, pero al sufrir nos encontraremos más cerca de Dios y más lejos del apego al exterior, desde allí, pidiendo nuestra protección del maligno y sus artimañas.
  • Juan 17:16 Ellos no son del mundo, así como yo no lo soy.
    Reconocer que no pertenecemos a este mundo es todo un proceso que puede causar mucho sufrimiento, pero después de ser comprendidos, podremos experimentar su alegría y paz.
  • Juan 17:17 Santifícalos en verdad; tu palabra es verdad.
    De modo que para que nosotros pudiéramos entender la verdad, la Escritura nos fue confiada para que conociendo su palabra la pudiéramos hacer, y practicándola pudiéramos ser apartados para Dios. La santidad es un proceso que se lleva a cabo a través del conocimiento y la comprensión de las Escrituras, ya que éstas revelan lo que no es correcto dentro de nosotros.

Vídeos de Juan 17 oración de Jesús