Saltar al contenido

Una mujer que alegra el corazón de Dios

mujer
Una mujer que alegra el corazón de Dios
¿Has conocido a una de esas mujeres que parecen brillar con una luz especial? Que cuando llegan a un lugar imparten paz, alegría y optimismo? No estamos hablando de belleza exterior, maquillaje o ropa lujosa. Tampoco estamos hablando de sonrisas forzadas y practicadas. Es esa belleza que refleja la paz de un corazón perdonado en amor con el Padre celestial. La Biblia nos anima, como mujeres cristianas, a reflejar el carácter de Cristo. Esto trae alegría al corazón de nuestro Padre celestial. ¿Cómo lo hacemos? ¿Qué distingue a una mujer que ama a Dios? Veamos algunas de las características esenciales y esforcémonos por ser mujeres que reflejen el corazón de Dios.

Características de una mujer conforme al corazón de Dios

La mujer que anima el corazón de Dios es aquella que reconoce su necesidad y dependencia de Él. Para ella es una prioridad pasar tiempo ante la presencia del Señor cada día. Ella da sus cargas al Señor con plena confianza en que Él obrará y permanece atenta esperando su respuesta. Ella es humilde ante él y recibe la fuerza necesaria para afrontar lo que el día trae.

He sido crucificado con Cristo, y ya no soy yo quien vive, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, que me amó y dio su vida por mí.
(Gálatas 2:20)

Sabe que ha sido perdonada, que no vive atada a su pasado. Vive con la alegría del perdón y el conocimiento de ser amada, elegida por su Padre. Ella reconoce que aunque en términos humanos no parezca muy especial, ella es valiosa y preciosa para Dios. Tanto es así que envió a su Hijo, Jesús, para dar su vida en la cruz por amor a ella, para que recibiera la salvación y el perdón de sus pecados.

Es una mujer que ama a Dios y busca su aprobación ante los hombres. En cada situación o decisión ella le pregunta al Señor qué hacer y obedece sus mandamientos, incluso si van en contra de los dictados de la sociedad.

Su deseo es reflejar el corazón de Dios y vivir una vida de obediencia que lo glorifique. Vive en constante servicio a Dios y a los demás.

Por otro lado, el fruto del Espíritu es el amor, la alegría, la paz, la paciencia, la bondad, la bondad, la fidelidad, la humildad y el autocontrol. No hay ninguna ley que condene estas cosas.
(Gálatas 5:22-23)

Ella está llena del Espíritu Santo y busca la guía de Dios para actuar y hablar de acuerdo a lo que Él le muestra. Es una mujer que refleja la alegría y la paz del Señor. Sus palabras son bálsamo y están llenas de bondad. Su discurso trae sanación y paz a aquellos que la escuchan. Ella anima y da optimismo a todos los que la conocen.

Es una mujer con una fe inquebrantable y un optimismo basado en su fe en Jesús. Ella confía en el poder de Dios, y ante los problemas de la vida, sabe a quién acudir: a su Padre celestial. No deja que el estrés le quite la paz, sino que lleva sus preocupaciones a Dios en la oración y le agradece su intervención de antemano. Ella está segura de que no la dejará sola. Ella espera que el Señor le muestre cuándo moverse y qué hacer en cada situación.

Pidamos a Dios que nos ayude a ser mujeres que traen alegría a su corazón!

Cualidades para tener un corazón según el corazón de Dios

Centrémonos en 4 cualidades que marcaron a David como un joven con un corazón según el corazón de Dios, que debemos desarrollar si queremos ser hombres y mujeres según el corazón de Jehová:

Para tener un corazón semejante al de Dios, debemos convertirnos, llenarnos del Espíritu, pasar tiempo a solas con Dios y ser obedientes en las cosas pequeñas.

Es más crucial al principio establecer el hecho de que David no era por naturaleza un hombre con un corazón como el de Dios. No poseía ninguna bondad inherente que hiciera que Dios lo eligiera. En el Salmo 51:5 David declara: “Yo nací en la iniquidad, y en el pecado me concibió mi madre. Toda persona convertida reconoce que no hay nada en sí misma que la haya comprometido con Dios. Por naturaleza todos somos pecadores, en rebelión contra Dios.

Todos somos tercos y egoístas en vez de buscar a Dios (Romanos 3:9-12, 23). Nadie merece nada más que el juicio de Dios.

Y David no fue hecho justo delante de Dios por sus propias buenas obras. En el Salmo 32:1-2, David escribió: “Bienaventurado aquel cuya transgresión es perdonada, y cuyo pecado es cubierto. Bienaventurado el hombre a quien el Señor no imputa iniquidad.

El Apóstol Pablo cita estos versículos en Romanos 4:7-8 en el contexto de argumentar que nadie es hecho justo delante de Dios por sus propias buenas obras. Más bien, es por fe en la provisión de Dios. Así que estaríamos en el camino equivocado desde el principio si asumiéramos que David, por su propia voluntad, poder y esfuerzo era un hombre según el corazón de Dios y que Dios lo escogió sobre esa base.

Más bien, la conversión es la obra de Dios, y él había hecho esa obra en el corazón de David. David no escogió a Dios; Dios escogió a David y lo tomó del redil para pastorear a su pueblo (Salmo 78:70-71). Mientras que 1 Samuel 16 se refiere a la unción de David como rey, no a su conversión, el punto claro del incidente se aplica a los caminos de salvación de Dios, es decir, que Dios escoge a aquellos a quienes el mundo a menudo pasa por alto o rechaza.

Samuel habría elegido a los hermanos mayores de David, no a David. El padre de David no consideraba a su hijo menor como un candidato suficiente ni siquiera para sacarlo de los campos. Pero David fue la elección de Dios. Sin embargo, Dios escoge para la salvación a aquellos a quienes el mundo rechazaría, para que nadie pueda jactarse ante Dios (1 Corintios 1:27-31).

Me parece un ejemplo de la semilla sembrada en la tierra espinosa, que se ahogó y no dio fruto para la vida eterna. Pero aun así, Saulo tuvo algún tipo de experiencia espiritual dramática en la que “Dios cambió su corazón”, el Espíritu de Dios vino sobre él poderosamente, y profetizó (1 Samuel 10:9-10). Si David tuvo una experiencia dramática similar, no está registrado en las Escrituras. Tal vez, como muchos de los que se convierten en niños, David no podría poner el dedo en la llaga de una cita o describir un cambio dramático.

Pero las vidas subsiguientes de los dos hombres van en direcciones opuestas. David siguió al Señor; el camino de Saúl estuvo marcado por una obediencia egoísta y parcial bajo un barniz de espiritualidad (1 Samuel 13:8-14; 15:10-35). Aunque David tenía su parte de pecados, siempre confesaba y se apartaba de ellos, mientras que Saúl hacía concesiones y excusas. David fue honrado por Dios, pero Saúl terminó su vida en desgracia.

La conversión genuina puede o no estar acompañada de alguna experiencia dramática o emocional. A veces una persona viene a Cristo en un encuentro dramático, como Pablo en el Camino de Damasco. Pero en otras ocasiones, una persona no puede poner un dedo en el momento en que se convirtió. Más bien, llega a una conciencia gradual de que Dios ha hecho una obra en su corazón.

Pero en todos los casos, la conversión genuina es una obra de Dios en el corazón humano en la que Él imparte nueva vida y un derecho ante Él basado en la obra de Cristo en la cruz. (Juan 1:13; Romanos 9:10-18; Efesios 1:4-5; 2:8-9; Santiago 1:18).

Examine este punto crucial a la luz de las Escrituras. Entender una cosa muy claramente es que crecer en un hogar cristiano, ser bautizado o unirse a una iglesia no significa que te hayas convertido. Orar para “invitar a Jesús a tu corazón”, tomar una decisión por Cristo, o tener una experiencia emocional espiritual no significa necesariamente que te hayas convertido.

Satanás no querría nada más que que algunos de nosotros que asistimos a una iglesia regularmente pensamos que ya estamos convertidos cuando en realidad no lo estamos.

Vídeos de Una mujer que alegra el corazón de Dios