Saltar al contenido

La importancia que Dios da a los niños

niños
La importancia que Dios da a los niños
Todos somos importantes para Dios y Él nos ama desde el momento de la concepción. Sin embargo, los niños parecen tener un lugar especial en el corazón de Dios y hay versículos en la Biblia en los que vemos cuán preciosos son a los ojos de nuestro Señor. Leamos y reflexionemos sobre algunos de estos versículos.

Dios nos creó y nos formó

No hay nada más dulce y suave que ver a un recién nacido, tan pequeño y tan perfecto. Dios creó cada parte de nuestro cuerpo, nos formó como Él quiso. Y es a él a quien le gusta vernos nacer, crecer y utilizar para el bien todos los talentos y el potencial que ha puesto en nosotros.

Cada uno de nosotros es único y especial para Dios; él nos ha formado con mucho amor y gran detalle. Nuestros corazones deben saltar de la alegría a la adoración cada vez que recordamos esto: somos una creación especial y maravillosa para Dios, y él se deleita en nosotros.

Lo alabo porque soy una creación admirable! Sus obras son maravillosas, y lo sé muy bien!

Dios nos conoce desde el primer momento

Mis huesos no te eran desconocidos cuando me formé en los rincones más profundos de la tierra, cuando me entrelazaron en lo más profundo de la tierra; tus ojos vieron mi cuerpo en gestación; todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días estaban siendo dibujados, aunque no había ninguno de ellos.

Dios nos conoce desde el momento de la gestación, cuando éramos tan pequeños que nadie podía vernos e incluso nuestros padres sabían de nuestra existencia. Los seres humanos son únicos, hechos a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:27). Él nos ama más de lo que podemos imaginar y se preocupa por nosotros. Dios proyectó nuestros días desde el principio y tiene buenos planes para nosotros (Jeremías 29:11).

Los niños son una bendición

No debemos ver a los niños como una carga o como una responsabilidad demasiado difícil de asumir. Los niños son una bendición, una herencia de Dios y una recompensa por nuestras vidas. Debemos amarlos y apreciarlos. Es un gran privilegio y honor para Dios darnos hijos, verlos crecer y criarlos en el temor del Señor. Disfrutemos de este don de Dios.

Los niños como ejemplo de humildad

En ese momento los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: “¿Quién es la persona más importante en el reino de los cielos? Llamó a un niño y lo puso en medio de ellos. Y dijo: “De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Por lo tanto, cualquiera que se humille como este niño será el más grande en el reino de los cielos.

Los discípulos le hicieron una pregunta a Jesús. Suponemos que por dentro, todos querían escuchar Su nombre como respuesta. Jesús los sorprende al declarar que, no sólo para entrar en el reino de los cielos, sino para ser el más grande más allá, es necesario ser humilde como un niño.

Somos humildes cuando reconocemos nuestras limitaciones y debilidades. Los niños piden ayuda cuando la necesitan y piden perdón cuando deben hacerlo. Luego continúan con lo que estaban haciendo sin guardar rencor. Necesitamos aprender de ellos para pedir ayuda a Dios y a otros sin avergonzarnos ni sentir que hemos fracasado. También debemos aprender a pedir perdón sin guardar rencor y luego seguir adelante con la ayuda y guía de Dios.

No dejemos que nuestro orgullo nos aleje de todas las bendiciones que Dios quiere darnos. Aprendamos de los niños y seamos humildes!

Debemos enseñarles a amar a Dios

Dios quiere que lo conozcamos y lo amemos desde nuestra infancia. Los padres son responsables de enseñar a sus hijos a amar a Dios con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas. La mejor manera de hacerlo es a través del ejemplo. Si ven que nuestro amor a Dios y el deseo de agradarle son la base de nuestras acciones, aprenderán a vivir una vida que glorifique a Dios.

También debemos leer y memorizar la Palabra de Dios en la familia. En la Biblia encontramos palabras de vida que nos enseñan lo que agrada a Dios y nos transforma. A medida que crecemos, nos enfrentamos a nuevos desafíos. Si recordamos un versículo bíblico aprendido durante la niñez, instantáneamente recibiremos la palabra necesaria de sabiduría, aliento o sanidad.

Dios valora a los niños

Comenzaron a traer niños a Jesús para que los tocaran, pero los discípulos reprendieron a los que los llevaban. Al darse cuenta de esto, Jesús se enfureció y les dijo: “Dejad que los pequeños vengan a mí, y no se lo impidáis, porque el reino de Dios es de los que son como ellos”. De cierto, de cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y cuando los abrazó, los bendijo, poniendo sus manos sobre ellos.

Jesús reconoció el valor de los niños y les dio un ejemplo de cómo debemos recibir el reino de Dios. ¿Has visto alguna vez a un niño recibir un regalo? La admira y muestra su placer saltando y riendo. Así es como debemos recibir el reino de Dios en nuestros corazones, con gran alegría, valorándolo como el tesoro más precioso que podemos recibir (Mateo 13, 44). Porque eso es exactamente lo que es!

Dios desea bendecir a los niños y recibirlos como Sus hijos amados. No olvidemos orar por los niños que Dios pone en nuestro camino. En este pasaje vemos que Jesús abrazó y bendijo a los niños, disfrutando de la espontaneidad que los caracteriza. No perdamos nunca este entusiasmo cuando nos acercamos a la presencia del Señor!

Recibimos a Jesús cuando recibimos a un niño

Cuando recibimos a un niño, estamos recibiendo a Jesús. No vino a la tierra con un puño de hierro e imponente, sino que nació en un pesebre como un bebé. Jesús ve un gran valor en todo el ciclo de vida de los seres humanos, pero se identifica especialmente con el corazón sencillo y abierto de los niños.

Jesús vio en los niños que lo rodeaban características como la humildad y la sinceridad. Se tomó el tiempo para abrazar a los niños, los reconoció como personas valiosas y no sólo como algo a tolerar, como era común en esa época.

De la misma manera, debemos valorar a los niños que Dios pone en nuestro camino, no sólo a nuestros hijos, sino a todos los niños que nos rodean. Abramos nuestros brazos y corazones y aprendamos a apreciar cada uno de ellos.

Vídeos de La importancia que Dios da a los niños