Saltar al contenido

Parábola del hijo prodigo

parabola del hijo prodigo
Parábola del hijo prodigo
La parábola del hijo pródigo es una de las más conocidas de Jesús. Aparece sólo una vez en los Evangelios, en Lucas 15:11-32. En ese capítulo Jesús explicó tres parábolas: la de la oveja perdida, la de la moneda perdida y la del hijo pródigo. En los primeros dos versículos vemos la situación en la que estaba Jesús.

Parabola del hijo prodigo mensaje

La parábola del hijo pródigo es bien conocida y mencionada, pero ¿realmente conoces todas las enseñanzas que nos deja? Mientras leemos la historia, es imposible no dejarse conmover por el amor del padre por su hijo rebelde, sino por el amor de nuestro Padre Celestial, la afirmación del hermano, o el arrepentimiento del hijo.

La historia es corta y trata de un padre que tuvo dos hijos, y un día el menor, cuando alcanza la mayoría de edad, pide su parte de la herencia. El padre acepta la petición y el niño se va a otro país para desperdiciar y desperdiciar lo que había recibido. Una vez que lo ha perdido todo, y se encuentra hambriento y sin dinero, reconsidera su comportamiento y decide volver con su padre. A pesar del disgusto del hermano, el padre lo recibe con una gran celebración.

A primera vista notamos el amor del padre y la alegría de encontrar algo o alguien que se perdió. Sin embargo, Jesús usa esta historia para mostrarnos el amor que nuestro Padre celestial tiene por cada uno de nosotros. Todos hemos pecado más de una vez, pero nuestro Dios es un Padre consolador, consolador e irracional que siempre está dispuesto a perdonar nuestros errores y recibirnos de vuelta. Si este padre, siendo humano como nosotros, estaba dispuesto a perdonar a su hijo sin vacilación, cuánto más puede amarnos y perdonarnos nuestro Señor.

La parábola del hijo pródigo también menciona un hijo arrepentido y una celebración, una situación que realmente se refiere a la celebración de Dios de un pecador arrepentido. Nuestro Señor nos ama inmensamente y se regocija cuando uno de nosotros es rescatado de los problemas. Así que el gozo de Dios el Padre es un producto del arrepentimiento.

Por otro lado, también nos encontramos con un hermano que necesita reconciliación. Un niño que no tiene un corazón como el Padre y llora el regreso de su hermano. Podemos considerar esta actitud como una reacción normal a lo que pasó, porque posiblemente nuestra reacción sería similar, y nos encontramos con un padre que también es misericordioso con él. Su amor y misericordia no tienen límite, a menos que nosotros mismos definamos este límite negándonos a recibirlo.

La parábola del hijo pródigo toca varios aspectos de nuestra vida, de modo que a veces podemos identificarnos con el hijo menor, a veces con el hermano mayor, e incluso en algún momento con el padre que espera pacientemente el regreso de su hijo perdido. Es un mensaje de reconciliación, una llamada a la conversión y una invitación al perdón, con un signo del amor y la misericordia de nuestro Padre que nos llena de paz.

Parabola del hijo prodigo explicación

Jesús a menudo enseñaba con parábolas. Narra una situación común para dar una enseñanza moral y aquí aprovecha la oportunidad. Los fariseos y los maestros de la ley no entendían por qué Jesús pasaba tiempo con gente que no tenía una buena reputación. Jesús les responde con estas parábolas que tienen por tema recuperar algo perdido: una oveja, una moneda o un hijo. Jesús quiere dejar claro que para él, para Dios, todos somos valiosos. También habla de la importancia del arrepentimiento y de la alegría que trae al corazón de Dios – algo que vemos en el último versículo de la parábola de la oveja perdida.

Les digo que así es también en el cielo: habrá más alegría por un solo pecador que se arrepienta que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse.
(Lucas 15:7)

Les digo que así mismo se alegra Dios con sus ángeles por un pecador que se arrepiente.
(Lucas 15:10)

Ese es el contexto de esta famosa parábola. La palabra pródiga se refiere a alguien que gasta lo que tiene en cosas inútiles. Para empezar, Jesús presenta a los protagonistas y el tema. “Un hombre tenía dos hijos. El menor de ellos dijo a su padre: “Papá, dame mi parte de la herencia. Así que el padre dividió sus posesiones entre los dos. Esta petición fue un tanto ofensiva porque es como si el hijo menor le hubiera dicho a su padre que, como se estaba muriendo tarde y quería disfrutar de la vida, prefería que adelantara su herencia para poder irse y empezar a vivir a su manera.

El padre estuvo de acuerdo, distribuyó la herencia y el hijo menor se fue a un país lejano donde malgastó el dinero en placeres desenfrenados. Se quedó sin nada y empezó a necesitarlo, así que tuvo que buscar trabajo. Pero el país donde vivía tenía problemas financieros y no era fácil conseguir uno. Sólo había trabajo cuidando cerdos, un animal impuro para los judíos. El hecho de que lo aceptara revela su nivel de desesperación. Tenía hambre e incluso quería comer la comida de los cerdos. Tal era su situación!

Recordó que en su casa los jornaleros que trabajaban para su padre vivían mejor que él y decidieron regresar. Ensayó un mini discurso con el que intentaba convencer a su padre de que le diera un trabajo. Sabía que la ofensa contra su padre había sido enorme y ya no aspiraba a ser tratado como un hijo. Sin embargo, el amor de su padre era muy grande. El mismo padre que lo dejó ir sin recriminarlo lo recibió sin preguntas ni censura.

Todavía estaba lejos cuando su padre lo vio y se compadeció de él; salió corriendo a su encuentro, lo abrazó y lo besó. El joven le dijo: “Papá, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no merezco que se me llame tu hijo”.
(Lucas 15:20-21)

Qué escena tan conmovedora! El padre sale corriendo a encontrarse con su hijo, lo abraza y lo besa. No espera dentro de la casa ni trata a su hijo con frialdad. Tampoco le dice que se bañe y se cambie de ropa antes de saludarlo, sino que lo reciba, exprese su amor y aceptación de él tal como era. Ni siquiera deja que el hijo termine el breve discurso que había practicado, sino que lo interrumpe y ordena a sus sirvientes:

¡Pronto! Traigan la mejor ropa para vestirlo. Pónganle también un anillo en el dedo y sandalias en los pies.Traigan el ternero más gordo y mátenlo para celebrar un banquete. Porque este hijo mío estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida; se había perdido, pero ya lo hemos encontrado”. Así que empezaron a hacer fiesta.
(Lucas 15:21-24)

La parábola no termina ahí. El hijo mayor regresa de trabajar en el campo y se da cuenta de que hay una fiesta. Le pregunta a uno de los sirvientes qué está pasando y le dice que su hermano había regresado y que el padre había organizado una celebración. El hijo mayor se enfadó. No podía entender cómo el padre estaba haciendo este festín en honor de su derrochador y necio hermano, mientras que él, que había permanecido trabajando la tierra junto a él, nunca le había dado una cabra para celebrar con sus amigos.

El padre deja la fiesta para pedirle a su hijo mayor que venga, pero él no quiere. Su padre trata de tranquilizarlo, explicándole que todo lo que tiene estaba siempre a su disposición, pero que era importante celebrar la llegada de su hermano “porque este hermano tuyo estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida; estaba perdido, pero ya lo hemos encontrado” (v. 32). El padre comprende la reacción de su hijo mayor, pero no le permite empañar la alegría que siente al regresar con su otro hijo.

Tan fuerte es el gozo que Dios siente cuando venimos ante él arrepentidos. En el cielo hay una fiesta cada vez que un pecador se arrepiente. Dios es un padre amoroso que espera pacientemente que nos demos cuenta de nuestros errores y reconozcamos que lo necesitamos en nuestras vidas. Nos espera con los brazos abiertos. Él nos recibe, nos perdona, nos restaura como Sus hijos y llena nuestras vidas con Su perdón y Su amor.

Parabola del hijo prodigo para niños

En una ocasión mientras Jesús hablaba, todos se acercaron a Él y no importaba quiénes eran porque Sus mensajes atraían a todos. Sin embargo, los fariseos y escribas criticaron a Jesús porque él aceptó la compañía de los pecadores sin importar qué, incluso comieron y dejaron que se le acercaran sin discriminar a nadie. Jesús, que lo sabía todo, pensó en una parábola que podemos encontrar en el Nuevo Testamento en Lucas 15, 1-3 11-32. y les contó la historia.

El más joven quería su herencia y se la dio a sus dos hijos. El más joven tomó su parte y se fue de casa para disfrutar de la vida según él. Cuando el dinero se acabó y ni siquiera tenía suficiente para comer, consiguió un trabajo cuidando cerdos. Como anhelaba comer incluso la comida de los animales, pero ni siquiera la que podía tener. Meditó en lo que hizo y en cómo hasta los jornaleros de su padre tendrían la mejor comida, por lo que se le animó a pedir el perdón de su padre y regresar a casa sabiendo que ya no era digno de ser tratado como un hijo. Ya no le importaba ser un peón, estaba muy arrepentido y quería volver a casa de donde nunca debió haber salido.

Cuando su padre regresó incluso de lejos pudo reconocer a su amado hijo y corriendo hacia él, lo tomó como su hijo abrazándolo y lleno de amor hacia él, lo besó con ternura. El hijo se sintió indigno de ser llamado su hijo y sintió que no merecía nada, sin embargo su padre feliz de su regreso ordenó organizar una gran fiesta y cena, vestirlo de gala y ponerle los mejores zapatos, porque estaba perdido y finalmente había regresado.

Pronto el hijo mayor regresaría, al acercarse a casa no entendía la razón de la fiesta y tanta conmoción, por lo que al preguntarle a un sirviente qué estaba sucediendo se enteró del regreso de su hermano y reclamó a su Padre:

-Padre, siempre he estado contigo y te he servido, nunca me has dado nada para celebrar con al menos algunos de mis amigos, ¿por qué haces esto con mi hermano si se ha portado mal, gastando todo el dinero que le diste y haciendo lo que él quería?

A lo que su Padre respondió:

“- Hijo mío, siempre estás a mi lado y te portas bien, todo lo que es mío es tuyo, pero era necesario hacer una gran fiesta y celebrar el regreso de tu hermano, porque estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”.

Vídeos de Parábola del hijo prodigo