Saltar al contenido

Vidas transformadas por el perdón de Dios

perdon de Dios
Vidas transformadas por el perdón de Dios
¿Alguna vez has recibido el perdón sin merecerlo? Haces o dices algo que hiere a un ser querido y sabes que has cruzado la línea, que no mereces el perdón. Pero, ¡qué alegría! La otra persona decide perdonarte. La Biblia nos habla de este tipo de perdón. Es el perdón que Dios nos da, un perdón que no merecemos y que a menudo no entendemos.

¿Cómo recibes el perdón de Dios?

  • Confesar pecados
    Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad.
    (1 Juan 1:9)

Lo primero es expresar y reconocer las cosas malas que hemos hecho, decirselas a Dios. Lo sabe todo y ya lo sabe. Pero tenemos que aceptar con humildad ante él que le hemos fallado y que hemos hecho cosas que van en contra de su deseo por nosotros. Este paso de confesión abre la puerta para que su perdón fluya y nos alcance.

Dios nos limpia de todo mal. No hay absolutamente nada que podamos confesarle que no pueda perdonar. Su amor y perdón alcanzan y cubren cada rincón de nuestro corazón.

  • Arrepentimiento
    El Señor no tarda en cumplir su promesa, ya que algunos entienden la demora. Más bien, Él tiene paciencia con ustedes, pues no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan.
    (2 Pedro 3:9)

No basta con confesar y reconocer las cosas malas que hemos hecho. Necesitamos arrepentirnos! Cuando nos arrepentimos expresamos el dolor que nos hace ver los errores que hemos cometido y que nos impulsa a hacer los cambios necesarios para empezar a actuar como Dios quiere.

Dios quiere que todos nos arrepintamos, que reconozcamos que lo necesitamos en nuestras vidas. Él quiere que nos reconciliemos con Él y lo recibamos como Señor y Salvador. No quiere que ningún ser humano pase la eternidad lejos de él. Por eso espera pacientemente nuestro arrepentimiento.

  • Creyendo en Jesús
    Romanos 10:9-10: Entonces debemos creer en Jesús porque sólo en Él tenemos la salvación. Necesitamos creer que Jesús es Dios, que por su muerte en la cruz y su resurrección somos salvos y reconciliados con Dios.

Es importante expresar con la boca la certeza que hay en nuestro corazón. Debemos confesar que Jesús es el Señor. Decidimos pasarle el señorío de nuestra vida. Ya no hacemos lo que queremos, ya no vivimos para satisfacer nuestro ego. Él es el Señor y nosotros le obedecemos porque nos ha transformado y ha dado un verdadero sentido a nuestra vida.

La obra de Jesús

  • Perdón
    En él tenemos redención por su sangre, el perdón de nuestros pecados, según las riquezas de gracia que Dios nos dio abundantemente con toda sabiduría y entendimiento.
    (Efesios 1:7-8)

La sangre que Jesús derramó en la cruz fue el precio que Él pagó por nuestros pecados para ser perdonados. Él nos redimió, nos rescató, y ya no somos esclavos del pecado. Por medio de Jesús somos libres de su poder. Y todo esto ha sido por la abundante gracia de Dios, un don que no merecíamos.

  • Redención
    Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos transfirió al reino de su Hijo amado, en quien tenemos redención, el perdón de los pecados.
    (Colosenses 1:13-14)

Gracias a la obra de Jesús, el pecado que nos separó de Dios ya no tiene poder sobre nosotros. Ya no somos Sus esclavos. Ahora pertenecemos al reino de Jesús, reino de luz, perdón y libertad. Qué gran alegría!

  • Intercesión
    Mis queridos hijos, os escribo estas cosas para que no pequéis. Pero si alguno peca, tenemos delante del Padre un intercesor, Jesucristo, el Justo. Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino por los del mundo entero.
    (1 Juan 2:1-2)

Dios quiere que vivamos vidas de obediencia, pero conoce nuestra naturaleza humana. Él sabe que podemos fallar a veces incluso cuando nuestro deseo es ser fieles y obedientes. Jesús intercede por nosotros, es el único que puede hacerlo porque es el único libre de pecado, totalmente justo y misericordioso. Él interviene constantemente en nuestro favor, restaurándonos como hijos perdonados.

El resultado del perdón de Dios

  • Salvación
    Efesios 2:8-9: No merecemos ser salvos y perdonados, rescatados del poder del pecado. Pero Dios nos lo da de todos modos. No somos salvos por lo que hacemos. Somos salvos por lo que Jesús ya ha hecho por nosotros.
  • Alegría
    Bienaventurado aquel cuyas transgresiones han sido perdonadas, cuyos pecados han sido borrados.
    (Salmo 32:1)

Qué gran alegría trae el perdón! Hay una gran alegría y libertad en saber que somos hijos de Dios. Nuestros pecados ya no cuentan, Dios los borró para siempre.

  • Amor
    Por eso os digo: si ha amado mucho, es porque sus muchos pecados le han sido perdonados. Pero si poco es perdonado, poco es lo que ella ama.
    (Lucas 7:47)

El perdón de Dios llena nuestro corazón de gratitud y amor por él. Ese amor será evidente para los demás y se manifestará en acciones que exalten a Dios y muestren que hemos sido transformados por él.

  • Nuevo Comienzo
    Así como lejos de nosotros desechamos nuestras transgresiones, así también lejos del este está el oeste.
    (Salmo 103:12)

Cuando Dios nos perdona, decide no tomar en cuenta nuestros pecados. Cristo llevó nuestros pecados en la cruz y nos da la oportunidad de un nuevo comienzo, una nueva vida guiada por él.

Tres personas perdonadas por Dios

David

David fue el segundo rey de Israel. Dios lo escogió desde muy joven para esa posición. Era el menor de ocho hermanos, el nombre de su padre era Jesse. De niño era pastor de ovejas y también le gustaba la música, tocaba el arpa y componía. Escribió muchos de los salmos que tenemos en la Biblia.

En los libros de Samuel, Reyes y Crónicas encontramos muchos relatos de la vida de David. Uno de los más conocidos se encuentra en 1 Samuel 17 y nos habla de su victoria sobre Goliat, un gigante del ejército filisteo. Allí David mostró gran valor y confianza en la protección de Dios. Su fama comenzó a crecer y esta envidia alimentaba el corazón del rey Saúl que comenzó a perseguirlo. Así que David tuvo que huir y pasar algún tiempo en el exilio.

Después de la muerte de Saúl, David regresó, fue coronado rey de Judá, y luego rey de Israel. Su fama y audacia crecieron con el tiempo gracias a los triunfos sobre muchos ejércitos. Uno de sus logros más importantes fue devolver el arca de la alianza a Jerusalén. Como resultado, recibió grandes promesas de Dios.

Sin embargo, en 2 Samuel 11 y 12 leemos acerca de un episodio oscuro en la vida de David. Durante el asedio de la ciudad de Rabá, David cometió adulterio con Betsabé, la esposa de Urías, uno de los soldados. Indirectamente hizo matar a Urías para casarse con Betsabé. Como consecuencia de todo este complot, Dios envió al profeta Natán para revelar a David las consecuencias de sus actos. Leemos que el bebé fruto de esa relación murió. También hubo enormes problemas y luchas entre David y sus otros hijos.

Toda esta situación desagradó mucho a Dios. Parece que el arrepentimiento de David vino cuando el profeta Natán fue a hablar con él, David reflexionó y se dio cuenta de su pecado, que le había fallado a Dios. El Salmo 51 expresa el dolor que sintió. David comienza el salmo pidiendo compasión a Dios y luego le pide que intervenga en su vida.

David reconoce que sus malas acciones afectaron su relación con los demás y con Dios. Él necesitaba la restauración que viene con el perdón de Dios y sabemos que lo recibió. Dios nunca rechaza el corazón que se humilla y reconoce sus errores. En el Salmo 51, versículo 7, David escribe: “Tú, oh Dios, no desprecies un corazón quebrantado y arrepentido.

El perdón de Dios llegó. En Hechos 13 leemos que Pablo estaba hablando con los jefes de la sinagoga en Pisidia y entre sus palabras de aliento para ellos está una mención de David:

Después que Saúl fue destituido de su cargo, puso a David por rey sobre ellos, a quien dio este testimonio: “He encontrado en David, hijo de Isaí, un hombre según mi corazón; él hará todo lo que yo quiera.
(Hechos 13:22)

¡Un hombre tras el corazón de Dios! Esto es lo que el perdón de Dios logra. Nos acerca a Él y nos impulsa a transformarnos para convertirnos en todo lo que Él quiere que seamos.

Pablo

Saulo nació en Tarso en el seno de una familia fiel a la religión judía. De joven aprendió el oficio de hacer carpas. Creció dentro del rigor de los fariseos y se convirtió en un defensor de sus creencias. Su gran celo lo llevó a perseguir a los cristianos, los consideraba una secta que amenazaba todo en lo que creía. Saulo estuvo presente durante la lapidación de Esteban, considerado el primer mártir cristiano. A partir de ese momento su deseo de poner fin a los que creían en Jesús creció aún más.

Ese día se desató una gran persecución sobre la iglesia de Jerusalén, y todos menos los apóstoles fueron esparcidos por las regiones de Judea y Samaria. Algunos hombres piadosos enterraron a Esteban e hicieron un gran duelo por él. Saulo, por su parte, estaba causando estragos en la iglesia: entrando de casa en casa, arrastraba a hombres y mujeres y los metía en la cárcel.
(Hechos 8:1-3)

A pesar de todo esto, Dios tenía los ojos puestos en Saúl. Vio un gran potencial en él y decidió revelárselo. Donde otros veían un corazón duro, lleno de odio y ansioso de matar a los cristianos, Dios veía un corazón sediento de él y de propósito, una oportunidad para transformar una vida dándole un nuevo significado.

Saulo pidió permiso al sumo sacerdote para ir a perseguir a los cristianos en Damasco. El permiso fue concedido y el viaje comenzó. Pero Dios tenía un plan especial.

Durante el viaje sucedió que, al acercarse a Damasco, una luz del cielo brillaba repentinamente a su alrededor. Cayó al suelo y oyó una voz que le decía: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?
-¿Quién eres, Señor? -…preguntó.
Yo soy Jesús, a quien persigues -respondió la voz. Levántate y entra en la ciudad, donde te dirán qué hacer.
Los hombres que viajaban con Saúl se asombraron, porque oyeron la voz, pero no vieron a nadie. Saúl se levantó del suelo, pero cuando abrió los ojos no pudo ver, así que lo tomaron de la mano y lo llevaron a Damasco.
(Hechos 9: 3-8)

La vida de Saúl nunca fue la misma después de su encuentro con Dios. De perseguidor se convirtió en un fiel seguidor de Jesús. El mismo celo que tenía por perseguir a los cristianos solía hablar de Dios, del sacrificio de Jesús y del cambio que había experimentado. A muchos cristianos les costaba aceptarlo como parte de la iglesia, sospecharon de él. Pero Saulo (ahora Pablo) continuó siendo fiel en servir a Dios y ayudar a difundir el mensaje de salvación.

Pablo se convirtió en un gran misionero y sembrador de iglesias. La Biblia habla de sus tres viajes misioneros, de sus visitas a las iglesias y también de sus sufrimientos. En medio de la enfermedad y la persecución, Pablo permaneció fiel a aquel que le había perdonado sus errores y le había dado la oportunidad de reparar el daño que había hecho.

En el Nuevo Testamento hay 13 epístolas de su autoría. En ellos vemos reflejada la gran obra que realizó llevando el mensaje de salvación a través de Jesús.

Pedro

Pedro pertenecía a una familia de pescadores de la ciudad de Betsaida y estaba casado. El primer encuentro que él y su hermano tuvieron con Jesús fue especial porque les dio un nuevo propósito.

Desde ese momento Pedro se convirtió en uno de los doce discípulos de Jesús. Era bastante grosero e impulsivo en su temperamento, características que se reflejan en varios pasajes bíblicos. Su impulsividad lo llevó a hablar o actuar antes de pensar, como se ve, por ejemplo, en Mateo 14:25-31. Estaba con los otros discípulos en una barca cuando Jesús se les acercó caminando sobre el agua. Pedro le dijo: “Señor, si eres tú, ordéname que vaya a ti sobre el agua. Ven -dijo Jesús-. Pedro salió de la barca y caminó sobre las aguas en dirección a Jesús.

Pedro formaba parte del círculo íntimo de Jesús, los apóstoles que compartían momentos especiales con el Maestro. Se convirtió en una especie de portavoz de los doce, a veces declarando grandes verdades.

Cuando llegó a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?
Y ellos le dijeron: Unos dicen que es Juan el Bautista, otros que Elías, y otros que Jeremías o uno de los profetas.
-Y tú, ¿quién dices que soy?
-Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, dijo Simón Pedro.
(Mateo 16:13-16)

Durante la última cena vemos una escena muy especial. Los discípulos comienzan a discutir sobre cuál de ellos sería el más importante. Jesús les dice que en su reino el más importante es el que sirve. Los anima a seguir su ejemplo de servicio, y continúa hablando directamente con Pedro.

Simón, Simón, mira, Satanás ha pedido sacudirte como el trigo. Pero he orado por vosotros, para que vuestra fe no falle. Y tú, cuando vengas a mí, fortalece a tus hermanos.
Señor -respondió Pedro-, estoy dispuesto a ir con vosotros a la cárcel y a la muerte.
-Pedro, te digo que hoy mismo, antes de que cante el gallo, tres veces negarás que me conoces.
(Lucas 22:31-34)

Jesús sabía que Pedro lo negaría y oró por él, pidiendo fuerza para su fe. Jesús declara que Pedro se recuperaría de este gran error y que se convertiría en un ejemplo para los otros discípulos de Jesús. Y así fue!

Cuando Jesús fue arrestado y llevado a la casa del sumo sacerdote, Pedro negó tres veces que lo conocía, tal como Jesús había dicho. Al darse cuenta de lo que había hecho, Pedro sintió un dolor amargo en su corazón. Le había fallado al Maestro! Pero después de la resurrección de Jesús, en Juan 21:15-19, leemos una de las más bellas historias de perdón y restitución. Jesús le pregunta a Pedro tres veces “¿Me amas?” y cada vez que Pedro responde “Sí, Señor, tú sabes que te amo”, Jesús le da un encargo: Apacienta mis corderos; cuida de mis ovejas; apacienta mis ovejas.

Sabemos que Pedro fue uno de los líderes de los primeros cristianos. En el libro de los Hechos leemos cómo Dios lo usó para sanar y para su poderosa predicación. La iglesia creció gracias a su fidelidad, a su perseverancia en llevar el mensaje de salvación.

También lo es Dios. Lleno de amor y perdón. Siempre está esperando, anhelando que nos acerquemos con humildad, que le demos una oportunidad. Él no sólo nos perdona, sino que también nos da un nuevo propósito. No se demore en aceptar su amor y perdón.

Vídeos de Vidas transformadas por el perdón de Dios